Otros cánceres infantiles


En construcción

Es un tumor maligno que aparece en el tejido del sistema linfático, que recorre todo el cuerpo, y puede afectar ganglios linfáticos, hígado, bazo y médula ósea, por lo que los linfomas pueden surgir en casi cualquier parte del cuerpo.

La primera manifestación clínica suele ser el crecimiento de uno o varios ganglios sin una causa aparente. Afecta principalmente los ganglios del cuello (70%) y con menor frecuencia otras regiones ganglionares del cuerpo. Esta hinchazón se caracteriza por crecer en forma progresiva, ser dura, de consistencia firme pero no dolorosa.

Otros síntomas de esta enfermedad son los siguientes:

  • Cansancio o debilidad
  • Fiebre y escalofríos
  • Sudor nocturno
  • Pérdida de peso y apetito
  • Comezón en todo el cuerpo

Existen toxinas ambientales no conocidas que incrementan el riesgo de linfoma en niños. Sin embargo, los niños que nacen con condiciones que afectan su sistema inmune son más propensos a desarrollar linfomas. Tener un hermano con linfoma también aumenta ligeramente el riesgo de aparición en alguno de sus hermanos. La previa infección con el virus Epstein-Barr (el virus que causa la mononucleosis) también está asociada con un mayor riesgo de aparición de un linfoma.

Si los ganglios linfáticos no presentan un aspecto normal cuando son examinados por el doctor, es posible que el médico tenga que tomar una parte de tejido para observarlo a través del microscopio y determinar si contiene células cancerosas. Este proceso se conoce con el nombre de biopsia.
Si se sospecha de un linfoma de Hodgkin, el niño deberá ser sometido a diferentes exámenes para poder establecer su diagnóstico:

  • Biopsia
  • Aspirado de Médula Ósea y Biopsia
  • Rayos-X
  • Exámenes de Sangre

La mayoría de los niños con enfermedad de Hodgking reciben quimioterapia de combinación y dosis bajas de radioterapia.
La probabilidad de recuperación (pronóstico) y la selección de tratamiento dependen de la etapa en que se encuentra el cáncer (si está en una sola área o si se ha diseminado a todo el cuerpo), del tipo de síntomas que están presentes, de la edad y del estado de salud del niño en general.

No obstante, es de los cánceres con más posibilidades de curación en la infancia, por lo que el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno permiten que más del 80% de los pacientes se pueda curar.

Es el tumor en riñón más frecuente y maligno en la edad infantil. Se presenta principalmente en niños de 2 a 4 años de edad, y puede afectar a uno o a ambos riñones. Se asocia con defectos congénitos como malformaciones del tracto urinario, ausencia del iris (aniridia) y hemi-hipertrofia (aumento del tamaño de un lado del cuerpo). Sus manifestaciones clínicas son:

  • Aumento de tamaño del abdomen (masa abdominal).
  • Dolor abdominal.
  • Sangre en la orina (hematuria).
  • Anemia y palidez.
  • Fiebre .
  • Pérdida del apetito.
  • Náusea y vómito.
  • Presión sanguínea alta.
  • Estreñimiento .

La mayoría de los pacientes con tumor de Wilms pueden curarse y llegar a sobrevivir por largo tiempo si son diagnosticados a tiempo.

Fuente: Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

http://www.censia.salud.gob.mx/contenidos/cancer/preguntas_cancer.html

Es el cáncer de hueso más frecuente en la edad pediátrica. La mayoría de los casos se presentan en la etapa de mayor crecimiento de la vida (entre los 10 y los 15 años de edad), es decir en la adolescencia y los adultos jóvenes.

Este cáncer se desarrollo principalmente alrededor de la rodilla, aunque también puede encontrarse en otros lugares como el brazo. Los signos y síntomas más frecuentes de éste cáncer son:

o Aumento de volumen (tumor o crecimiento) en la región afectada.

o Dificultad para realizar movimientos de la pierna o brazo.

o Dolor en el sitio afectado que se quita con medicamentos para el dolor, puede presentarse después de un traumatismo sin que esto sea la causa que origine el tumor.

El diagnóstico oportuno de éste tumor incrementa las posibilidades de curación y de conservar la extremidad afectada, por lo que si su hijo(a) presenta alguno de éstos síntomas acuda inmediatamente a la unidad de salud más cercana para su valoración.

Fuente: Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

http://www.censia.salud.gob.mx/contenidos/cancer/preguntas_cancer.html

Es el tumor maligno de las partes blandas más frecuente en niños y niñas entre dos y cinco años de edad. Este tumor se puede presentar en cualquier parte del cuerpo con excepción de hueso. Los sitios más frecuentes son cabeza y cuello; extremidades y vías genitourinarias; otros lugares menos frecuentes incluyen tronco, órbitas y retroperitoneo (abdomen). Los signos que se presentan generalmente dependen del lugar en donde se desarrolle el tumor, los síntomas más frecuentes son:

  • Masa que aumenta de volumen constantemente en cualquier parte del cuerpo (cara, cuello, brazos, piernas, abdomen, ojos).
  • Infecciones de oído, sinusitis o de vías urinarias persistentes y que no se quitan con ningún tratamiento médico y que empeoran en lugar de mejorar.
  • Problemas o dificultades para orinar o evacuar.
  • Sangre al orinar (hematuria).
  • Sangrado por nariz, oído o vagina en forma persistente.
  • El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:
  • Lugar del cuerpo donde comenzó el tumor.
  • Tamaño del tumor en el momento del diagnóstico.
  • Si el tumor puede extirparse mediante cirugía.
  • Si el tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo.
  • Edad y estado general de salud del paciente.

Fuente: Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

http://www.censia.salud.gob.mx/contenidos/cancer/preguntas_cancer.html

Es un tumor que se desarrollo en el cerebro en un lugar llamado cerebelo, que es el sito que controla el equilibrio, el movimiento y la postura. Es el tumor en el cerebro más frecuente en los niños con edad alrededor de los cinco años, puede presentarse antes o después de esta edad, pero en menor frecuencia.

Representa aproximadamente el 20 a 25% de todos los tumores que se desarrollan en el cerebro en los niños y sus síntomas más frecuentes son:

  • Pérdida del equilibrio, problemas para caminar.
  • Dificultad en la escritura o trastornos en el habla.
  • Dolor de cabeza por las mañanas o dolor persistente en la cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Modificación en la personalidad o la conducta.
  • Si el niño es pequeño, aumento del tamaño de la cabeza en forma progresiva.
  • Dificultad al momento de alimentarse con la cuchara (falta de coordinación motriz).

El pronóstico o posibilidades de curación para este tumor van a depender de la edad del niño al momento del diagnóstico, así como del resultado de la cirugía. Sí se detecta cuando el tumor aún es pequeño y se puede quitar completamente con cirugía las posibilidades de curación son altas.

Fuente: Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

http://www.censia.salud.gob.mx/contenidos/cancer/preguntas_cancer.html

Segundo tumor dentro del cráneo más frecuente en los pacientes pediátricos. Este tumor se origina en el cerebro, el cerebelo, vermis, y tracto visual. La edad promedio de presentarse éste es a los 8.5 años de edad. Sus síntomas más frecuentes son:

  • Vómito.
  • Dolor de cabeza.
  • Cambios en la conducta.
  • Irritabilidad.
  • Crisis convulsivas.
  • Retraso en el desarrollo psicomotor.
  • Alteraciones visuales.
  • Pérdida del equilibrio.

Estos síntomas por lo general están presentes solos o en combinación según el sitio de localización del tumor. Si el diagnóstico se efectúa en forma temprana, la supervivencia y la calidad de vida son favorables.

Fuente: Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

http://www.censia.salud.gob.mx/contenidos/cancer/preguntas_cancer.html



Creado: Miércoles, 03 octubre 2018

INFOcáncer 2019. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS