Tratamiento: Radioterapia - Hígado


Radioterapia para cáncer de hígado

La terapia de radiación usa rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas. Existen diferentes clases de radioterapia.

Radioterapia de rayos externos

Este tipo de radioterapia concentra la radiación en el cáncer desde una fuente externa al cuerpo. Puede algunas veces emplearse para reducir el tamaño de los tumores de hígado con el fin de aliviar síntomas, como el dolor, aunque no se usa tanto como otros tratamientos locales, como la ablación o la embolización. Aunque las células del cáncer de hígado son sensibles a radiación, este tratamiento no puede usarse en muy altas dosis porque el tejido normal del hígado también puede ser dañado por la radiación.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente tomará medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. La radioterapia es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

Con las técnicas de radiación más nuevas, los médicos pueden atacar mejor los tumores de hígado mientras reducen la radiación a los tejidos sanos adyacentes. Esto puede hacer que sea más eficaz y reducir los efectos secundarios.

Radioterapia de conformación tridimensional (3D-CRT): Utiliza computadoras especiales para determinar con precisión la ubicación del tumor. Los rayos de la radiación son entonces configurados y dirigidos al tumor desde varias direcciones, lo que hace menos probable que haya daños a los tejidos normales.

Radioterapia estereotáctica corporal: En lugar de administrar pequeñas dosis de radiación cada día por varias semanas, la radioterapia estereotáctica corporal usa rayos muy enfocados de radiación en altas dosis por uno o varios días. Los rayos se dirigen al tumor desde muchos ángulos diferentes. Para poder dirigir la radiación con precisión, el cuerpo de la persona se coloca en un armazón especialmente diseñado para cada tratamiento.

Radioembolización

Es una técnica de tratamiento nueva en la que se inyectan pequeñas partículas radioactivas en la arteria hepática. Éstas se alojan en el hígado cerca de los tumores y emiten pequeñas cantidades de radiación que sólo se desplazan a una distancia corta.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia externa pudieran incluir problemas en la piel, parecidos a quemaduras por el sol, en el área donde se dirige la radiación al cuerpo, náusea, vómitos y cansancio. A menudo éstos desaparecen después del tratamiento. La radiación también puede empeorar los efectos secundarios de la quimioterapia.


Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdehigado/guiadetallada/cancer-de-higado-treating-radiation-therapy


Creado: 2019-02-05 09:22:34
Última vez actualizado: 2019-04-10 14:05:00