Tipos de Cáncer > Cáncer de Vagina > Tratamiento: Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía (como rayos gamma o rayos X) y partículas (como electrones, protones, o neutrones) para eliminar las células cancerosas. En el tratamiento del cáncer de vagina, la radiación se emite desde afuera del cuerpo en un procedimiento que es muy parecido al de una radiografía de diagnóstico. A esto se le conoce como radioterapia de haz externo. En ocasiones, se usa conjuntamente con la quimioterapia para tratar casos de cáncer más avanzados con el fin de reducirlos y que se puedan extirpar con cirugía. Se puede usar radiación solamente para tratar los ganglios linfáticos en la ingle y la pelvis.

Otra forma de emitir radiación es colocar material radioactivo dentro de la vagina. Una forma de hacerlo es con braquiterapia intracavitaria. Los dos tipos principales de braquiterapia intracavitaria son de tasa de dosis baja (LDR) y de tasa de dosis alta (HDR). Con estos métodos intracavitarios, la radiación afecta principalmente el tejido en contacto con el cilindro. A menudo, esto significa menos efectos secundarios relacionados con la vejiga y los intestinos en comparación con los que se ven con la radioterapia de rayos externos.

Para la braquiterapia de dosis baja. LDR, el material radioactivo se encuentra dentro de un recipiente cilíndrico que se coloca en la vagina y permanece en el sitio durante un día o dos. Aunque los vendajes con gasa ayudan a mantener el cilindro en el sitio, usted debe permanecer en cama (en el hospital) durante el tratamiento.

Con la braquiterapia intracavitaria dosis alta HDR, la fuente de radiación sigue colocada en un cilindro, pero no tiene que permanecer en el sitio por mucho tiempo. Esto permite que sea administrada en un entorno ambulatorio. Se administran tres o cuatro tratamientos con 1 o 2 semanas de diferencia.

Otro tipo de braquiterapia, llamada radiación intersticial, usa material radioactivo dentro de agujas que son colocadas directamente en el tumor canceroso y los tejidos circundantes.

El cáncer de vagina se trata muy a menudo con una combinación de radiación externa e interna con o sin dosis bajas de quimioterapia.

Efectos secundarios de la radioterapia

La radiación puede destruir los tejidos sanos adyacentes junto con las células cancerosas. Los efectos secundarios dependen del área que está siendo tratada, de la cantidad de radiación y del modo en que la radiación es suministrada. Los efectos secundarios tienden a ser más fuertes para la radiación de haz externo que para la braquiterapia.

Los efectos secundarios comunes de la radioterapia incluyen cansancio (fatiga), malestar estomacal o incontinencia intestinal. También se puede presentar fatiga aguda, pero a veces esto no ocurre sino hasta alrededor de 2 semanas después del inicio del tratamiento. Cuando se suministra radiación a la pelvis, es normal que haya diarrea, pero esta puede ser controlada en general con medicamentos de venta libre. Es posible que también se presenten náuseas y vómitos, pero estos pueden ser tratados con medicamentos. Estos efectos secundarios tienden a empeorar cuando la quimioterapia se combina con radiación. La radiación pélvica puede ocasionar una menopausia prematura. Asimismo puede debilitar los huesos, con lo que aumenta la propensión a fracturas a causa de caídas u otros traumas.

Los cambios en la piel también pueden ser un efecto secundario de la radiación. Estos pueden ir desde un leve enrojecimiento temporal a una decoloración permanente. La piel puede volverse áspera y sensible. También puede liberar fluidos, con lo que aumenta la propensión a las infecciones, de modo que se debe limpiar y proteger cuidadosamente el área expuesta a radiación.

La radiación a la pelvis también puede causar irritación grave de los intestinos y el recto (llamada colitis por radiación), la cual ocasiona diarrea y sangre en heces. En casos graves, la colitis por radiación puede causar la formación de agujeros o fisuras en los intestinos (llamadas perforaciones).

La radiación pélvica también puede causar problemas con la vejiga (cistitis por radiación), produciendo molestias y ganas frecuentes de orinar. En casos poco comunes, la radiación puede hacer que se formen conexiones anormales (fístulas) entre la vagina y la vejiga, el recto, o el útero .

La radiación puede hacer que los tejidos normales de la vagina se irriten y estén doloridos. A medida que sanan, puede que se forme tejido cicatrizado en la vagina. El tejido cicatrizado puede hacer que la vagina se acorte o estreche (esto se conoce como estenosis). Cuando esto sucede, las relaciones sexuales vaginales pueden volverse dolorosas. El estiramiento de las paredes de la vagina algunas veces a la semana puede ayudar a prevenir este problema.

Una forma de hacerlo es tener relaciones sexuales vaginales al menos de 3 a 4 veces por semana. Dado que puede ser difícil hacer esto mientras está recibiendo el tratamiento contra el cáncer, otra opción es usar un dilatador vaginal. Un dilatador es una varilla o tubo de plástico o goma que se usa para estirar la vagina. La mujer sentirá como si se pusiera un tampón de gran tamaño durante unos minutos. Aun si una mujer no está interesada en mantenerse sexualmente activa, mantener el tamaño normal de la vagina permite que los exámenes ginecológicos se hagan con comodidad. Esta es una parte importante del cuidado de seguimiento después del tratamiento. También se pueden usar estrógenos vaginales para aliviar la sequedad y prevenir las relaciones sexuales dolorosas y ayudar a mantener el tamaño de la vagina. No obstante, la sequedad vaginal y el dolor durante las relaciones sexuales pueden ser efectos secundarios a largo plazo de la radiación

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdevagina/guiadetallada/cancer-de-vagina-treating-radiation-therapy

Fecha de actualización: 11/Septiembre/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Identifican dos proteínas cuya supresión podría curar varios tipos de cáncer, como la leucemia
* El estudio identifica un posible talón de Aquiles en los cánceres provocados por las proteínas quinasas. Se trata de un nódulo señalizador que actúa como una vía de paso común en células y que, al parecer, contribuye a generar células cancerosas tanto en la leucemia como en los tumores sólidos. Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable ayuda a reducir los riesgos de desarrollar cáncer.