Tipos de Cáncer > Sarcoma Óseo u Osteosarcoma > Tratamiento: Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía o partículas para destruir las células cancerosas. Las células de osteosarcoma no mueren fácilmente con la radiación, por lo que la terapia de radiación no juega un papel importante en el tratamiento de esta enfermedad.

Rad ioterapia externa

Este es el tipo de radioterapia que se utiliza con mayor frecuencia para el tratamiento de osteosarcoma.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente toma medidas con pruebas de imagen como la resonancia magnética para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación.

La radioterapia externa es muy similar a la de rayos X, aunque la dosis de radiación es mucho mayor. Para cada sesión, usted (o su hijo) se recostará sobre una mesa especial, mientras que una máquina administra la radiación desde un ángulo preciso. El tratamiento no es doloroso.

Cada tratamiento en sí dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación - usted (o su hijo) colocarle en el lugar de tratamiento - por lo general toma más tiempo. A los niños pequeños se les puede administrar medicamentos para dormirlos y evitar que se muevan durante el tratamiento. Muy a menudo, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana durante varias semanas.

Nuevas técnicas de radiación, como la radioterapia de intensidad modulada (IMRT) y terapia conformal de rayos de protones, puede permitir a los médicos dirigir el tratamiento al tumor con mayor precisión al tiempo que reduce la cantidad de radiación de los tejidos sanos. Esto puede ofrecer una mejor oportunidad de aumentar la tasa de éxito y reducir los efectos secundarios. Actualmente, muchos médicos recomiendan el uso de estos métodos cuando estan disponibles.

La radioterapia puede ser útil en algunos casos en los que el tumor no se puede extirpar completamente mediante cirugía. Por ejemplo, el osteosarcoma puede comenzar en los huesos de la cadera o los huesos de la cara, especialmente la mandíbula. En estas situaciones, a menudo no es posible eliminar completamente el cáncer. En lo posible se retira, y luego la radiación se administra para tratar de matar el cáncer restante. La quimioterapia se puede utilizar después de la radiación.

La radiación también puede ayudar a controlar los síntomas como el dolor y la inflamación, si el cáncer ha regresado o la cirugía no es posible.

Los posibles efectos secundarios de la radioterapia externa dependen de la dosis de radiación y el área a irradiar. Problemas a corto plazo pueden incluir efectos en áreas de la piel que reciben la radiación, que pueden ir de leves quemaduras, como los cambios producidos por el sol a reacciones cutáneas más graves. La radiación en el abdomen o la pelvis puede causar náuseas, diarrea y problemas urinarios. Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios, porque existen maneras de aliviar algunos de ellos.

En los niños, la terapia de radiación puede interferir con el crecimiento de los tejidos normales del cuerpo, incluyendo los huesos. Por ejemplo, la radiación a los huesos en una pierna podría dar lugar a que sea mucho más corta que la otra. La radioterapia de huesos de la cara puede causar un crecimiento desigual, lo que podría afectar la manera en que un niño se ve. Pero si un niño esta completamente o casi completamente crecido, esto es menos probable que sea un problema.

Dependiendo de donde se dirige la radiación, también puede dañar otros órgano s. La radiación a la pared torácica o pulmones puede afectar la función pulmonar y cardíaca. La radiación en la pelvis puede dañar la vejiga o los intestinos. También puede dañar los órgano s reproductivos, lo que podría afectar más adelante en la vida la fertilidad de un niño, por lo que los médicos hacen todo lo posible para proteger estos órgano s, protegiéndolos de la radiación.

Otra preocupación importante con la terapia de radiación es que puede causar la formación de un nuevo cáncer en la parte del cuerpo que fue tratado con la radiación. Cuanto mayor sea la dosis de radiación, más probable es que ocurra, pero el riesgo general es pequeño.

Para disminuir el riesgo de sufrir graves efectos a largo plazo por la radiación, los médicos tratan de usar la menor dosis de radioterapia que siga siendo eficaz. Aún así, es importante continuar con las visitas de seguimiento con el médico de manera que pueden ser detectados y tratados tan pronto como sea posible.

Fármacos radiactivos (radiofármacos)

El samario-153, también se utilizan a veces para tratar síntomas como el dolor en las personas con osteosarcoma avanzado. Estos fármacos se inyectan en una vena y se acumulan en los huesos. Una vez allí, la radiación que emiten destruye las células cancerosas y alivia algo del dolor causado por las metástasis óseas.

Estos medicamentos son especialmente útiles cuando el cáncer se ha propagado a muchos huesos. En algunos casos, estos medicamentos se utilizan junto con radiación de haz externo dirigido a las metástasis óseas más dolorosas.

El principal efecto secundario de estas drogas es una disminución del recuento de células sanguíneas, lo que podría aumentar el riesgo de infecciones o hemorragias, especialmente si los recuentos sanguíneos ya son bajos.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/cancer/osteosarcoma/detailedguide/osteosarcoma-treating-radiation-therapy

Fecha de su actualización: 08/Mayo/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Identifican dos proteínas cuya supresión podría curar varios tipos de cáncer, como la leucemia
* El estudio identifica un posible talón de Aquiles en los cánceres provocados por las proteínas quinasas. Se trata de un nódulo señalizador que actúa como una vía de paso común en células y que, al parecer, contribuye a generar células cancerosas tanto en la leucemia como en los tumores sólidos. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si reduces el consumo de alcohol.