Tipos de Cáncer > Sarcoma de tejidos blandos > Tratamiento: Quimioterapia

Quimioterapia para los sarcomas de tejidos blandos

La quimioterapia consiste en la utilización de medicinas para tratar el cáncer que se administran por vía venosa u oral. Estos medicamentos entran en el torrente sanguíneo y llegan a todas las áreas del cuerpo, lo que hace que este tratamiento sea de utilidad contra el cáncer que se ha propagado (ha hecho metástasis) a otros órgano s. Dependiendo del tipo y etapa del sarcoma, la quimioterapia se puede administrar como tratamiento principal o como un tratamiento adyuvante (adicional) a la cirugía. La quimioterapia contra los sarcomas de tejidos blandos generalmente utiliza una combinación de varios medicamentos que combaten el cáncer.

Los medicamentos que se usan con más frecuencia son la ifosfamida (Ifex®) y la doxorrubicina (Adriamycin®). Cuando se usa la ifosfamida, también se administra el medicamento mesna, el cual no es un medicamento de quimioterapia, sino que protege la vejiga de los efectos tóxicos de la ifosfamida.

Puede que se empleen otros medicamentos de quimioterapia también, como cisplatino, dacarbazina (DTIC), docetaxel (Taxotere®), gemcitibina (Gemzar®), metotrexato, oxaliplatino, paclitaxel (Taxol®), vincristina, vinorelbina (Navelbine®). Cuando varios medicamentos se usan en conjunto, se acorta el nombre de la combinación, por ejemplo: MAID (mesna, doxorrubicina [Adriamycin], ifosfamida, y dacarbazina).

Los medicamentos de quimioterapia eliminan las células cancerosas, pero también dañan a algunas células normales. Los efectos secundarios dependen del tipo de medicamentos, de la cantidad administrada y de la duración del tratamiento. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Náusea y vómito.
  • Falta de apetito.
  • Caída del cabello.
  • Llagas en la boca.
  • Cansancio.
  • Bajos recuentos sanguíneos.

Debido a que la quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre de la médula ósea, los pacientes pueden tener niveles bajos de células sanguíneas. Esto puede resultar en:

  • Aumento de la probabilidad de infecciones (debido a muy pocos glóbulos blancos).
  • Problemas con sangrado o moretones (debido a muy pocas plaquetas).
  • Cansancio y debilidad (debido a muy pocos glóbulos rojos).

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen una vez se detiene el tratamiento. El cabello volverá a crecer después de que finalice el tratamiento, pero podría tener una apariencia distinta a la anterior. Existen remedios para muchos de los efectos secundarios de la quimioterapia. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos antieméticos para evitar o reducir la náusea y el vómito.

Algunos efectos secundarios de la quimioterapia pueden durar por mucho tiempo o incluso pueden ser permanentes. Por ejemplo, la doxorrubicina puede debilitar el corazón si se administra en exceso. Si a usted se le va a tratar con este medicamento, su médico puede examinar su función cardiaca con estudios especiales antes de administrarle este medicamento. El médico también vigilará minuciosamente la dosis de doxorrubicina durante la terapia.

Algunos medicamentos de quimioterapia causan daños en los nervios (neuropatía), lo que ocasiona problemas con adormecimiento, hormigueo o hasta dolor en las manos y los pies. Además, la quimioterapia puede dañar permanentemente los ovarios o los testículos, lo que puede causar infertilidad (no poder tener hijos).

Si usted va a recibir quimioterapia, hable con el equipo de atención a la salud sobre los medicamentos que se usarán y los efectos secundarios que se espera que causen.

Hipertermia y perfusión de extremidades

Este procedimiento es una manera diferente de administrar quimioterapia. La circulación en la extremidad (brazo o pierna) que tiene el tumor se separa del resto del cuerpo. La quimioterapia se administra sólo a esa extremidad y la sangre es calentada un poco para ayudar a que la quimioterapia funcione mejor. Este tratamiento se ha estudiado por muchos años, pero aún no ha sido parte convencional del tratamiento para el sarcoma de tejidos blandos. A pesar de esto, puede ayudar a las personas a vivir por más tiempo en comparación con la quimioterapia. Sólo se debe realizar en centros con mucha experiencia en la administración de quimioterapia de esta manera.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/sarcoma-cancerdetejidosblandosen/guiadetallada/sarcoma-cancer-de-tejidos-blandos-en-adultos-treating-chemotherapy

Fecha de actualización: 15/Noviembre/2013

Tipos de Cáncer > Sarcoma de tejidos blandos > Tratamiento: Quimioterapia

Tipos de Cáncer > Sarcoma de tejidos blandos > Tratamiento: Quimioterapia

Quimioterapia para los sarcomas de tejidos blandos

La quimioterapia consiste en la utilización de medicinas para tratar el cáncer que se administran por vía venosa u oral. Estos medicamentos entran en el torrente sanguíneo y llegan a todas las áreas del cuerpo, lo que hace que este tratamiento sea de utilidad contra el cáncer que se ha propagado (ha hecho metástasis) a otros órgano s. Dependiendo del tipo y etapa del sarcoma, la quimioterapia se puede administrar como tratamiento principal o como un tratamiento adyuvante (adicional) a la cirugía. La quimioterapia contra los sarcomas de tejidos blandos generalmente utiliza una combinación de varios medicamentos que combaten el cáncer.

Los medicamentos que se usan con más frecuencia son la ifosfamida (Ifex®) y la doxorrubicina (Adriamycin®). Cuando se usa la ifosfamida, también se administra el medicamento mesna, el cual no es un medicamento de quimioterapia, sino que protege la vejiga de los efectos tóxicos de la ifosfamida.

Puede que se empleen otros medicamentos de quimioterapia también, como cisplatino, dacarbazina (DTIC), docetaxel (Taxotere®), gemcitibina (Gemzar®), metotrexato, oxaliplatino, paclitaxel (Taxol®), vincristina, vinorelbina (Navelbine®). Cuando varios medicamentos se usan en conjunto, se acorta el nombre de la combinación, por ejemplo: MAID (mesna, doxorrubicina [Adriamycin], ifosfamida, y dacarbazina).

Los medicamentos de quimioterapia eliminan las células cancerosas, pero también dañan a algunas células normales. Los efectos secundarios dependen del tipo de medicamentos, de la cantidad administrada y de la duración del tratamiento. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Náusea y vómito.
  • Falta de apetito.
  • Caída del cabello.
  • Llagas en la boca.
  • Cansancio.
  • Bajos recuentos sanguíneos.

Debido a que la quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre de la médula ósea, los pacientes pueden tener niveles bajos de células sanguíneas. Esto puede resultar en:

  • Aumento de la probabilidad de infecciones (debido a muy pocos glóbulos blancos).
  • Problemas con sangrado o moretones (debido a muy pocas plaquetas).
  • Cansancio y debilidad (debido a muy pocos glóbulos rojos).

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen una vez se detiene el tratamiento. El cabello volverá a crecer después de que finalice el tratamiento, pero podría tener una apariencia distinta a la anterior. Existen remedios para muchos de los efectos secundarios de la quimioterapia. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos antieméticos para evitar o reducir la náusea y el vómito.

Algunos efectos secundarios de la quimioterapia pueden durar por mucho tiempo o incluso pueden ser permanentes. Por ejemplo, la doxorrubicina puede debilitar el corazón si se administra en exceso. Si a usted se le va a tratar con este medicamento, su médico puede examinar su función cardiaca con estudios especiales antes de administrarle este medicamento. El médico también vigilará minuciosamente la dosis de doxorrubicina durante la terapia.

Algunos medicamentos de quimioterapia causan daños en los nervios (neuropatía), lo que ocasiona problemas con adormecimiento, hormigueo o hasta dolor en las manos y los pies. Además, la quimioterapia puede dañar permanentemente los ovarios o los testículos, lo que puede causar infertilidad (no poder tener hijos).

Si usted va a recibir quimioterapia, hable con el equipo de atención a la salud sobre los medicamentos que se usarán y los efectos secundarios que se espera que causen.

Hipertermia y perfusión de extremidades

Este procedimiento es una manera diferente de administrar quimioterapia. La circulación en la extremidad (brazo o pierna) que tiene el tumor se separa del resto del cuerpo. La quimioterapia se administra sólo a esa extremidad y la sangre es calentada un poco para ayudar a que la quimioterapia funcione mejor. Este tratamiento se ha estudiado por muchos años, pero aún no ha sido parte convencional del tratamiento para el sarcoma de tejidos blandos. A pesar de esto, puede ayudar a las personas a vivir por más tiempo en comparación con la quimioterapia. Sólo se debe realizar en centros con mucha experiencia en la administración de quimioterapia de esta manera.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/sarcoma-cancerdetejidosblandosen/guiadetallada/sarcoma-cancer-de-tejidos-blandos-en-adultos-treating-chemotherapy

Fecha de actualización: 15/Noviembre/2013

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Premian a la UNAM por demostrar efectividad de fármaco contra el cáncer en linfoma cutáneo
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica concedió el Premio Canifarma 2017 al estudio concebido por Alfonso Dueñas González, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM, que demostró que fármaco Transkrip, originalmente desarrollado para combatir el cáncer cervicouterino, también funciona contra el linfoma cutáneo de células T. Leer más

¿Sabías que?

Algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir los efectos secundarios; reducir el riesgo de cánceres secundarios y mejorar la tolerancia a los tratamientos y otros aspectos relacionados con la calidad de vida.