Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Senado aprueba creación del Registro Nacional de Cáncer
* Se incluirá información de curación y supervivencia así como la fuente de información utilizada para cada modalidad de diagnóstico y tratamiento Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable ayuda a reducir los riesgos de desarrollar cáncer.

Tipos de Cáncer > Cáncer de Mama > Tratamiento: Cirugía

Cirugía para el cáncer de mama

Se emplea algún tipo de cirugía en la mayoría de las mujeres con cáncer de mama. A menudo, se necesita cirugía para extirpar un tumor de mama. Las opciones quirúrgicas son la cirugía conservadora del seno y la mastectomía. La mama se puede reconstruir al mismo tiempo que la cirugía o en una fecha posterior. La cirugía también se hace para verificar si el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos que están debajo del brazo. Las opciones para esto incluyen una biopsia del ganglio linfático centinela y una disección de los ganglios linfáticos axilares.

Cirugía con conservación de la mama

A este tipo de cirugía algunas veces se le llama mastectomía parcial (segmentaria). A veces también se le llama tumorectomía o cuadrantectomía. En la cirugía con conservación de la mama, sólo se extirpa la parte que contiene el cáncer. El objetivo es extraer el cáncer y algo de tejido normal circundante. La cantidad que se extirpa de la mama depende del tamaño y localización del tumor, además de otros factores.

Si se encuentran células cancerosas en cualquiera de los bordes del fragmento de tejido extirpado, se dice que tiene márgenes positivos. Cuando no se encuentran células cancerosas en los bordes de tejido, se dice que los márgenes son negativos o claros (libres). La presencia de márgenes positivos significa que pudieran haber quedado algunas células cancerosas después de la cirugía. Si el patólogo encuentra márgenes positivos en el tejido extirpado mediante la cirugía, es posible que el cirujano necesite volver a extirpar tejido adicional. Esta operación se llama una re-escisión. Si el cirujano no puede remover suficiente tejido de la mama como para obtener márgenes quirúrgicos que no contengan cáncer, puede que se necesite una mastectomía.

También es importante la distancia desde el tumor al margen. Incluso si los márgenes están “claros”, éstos podrían estar “cerca”, lo que significa que la distancia entre el borde del tumor y el borde del tejido removido es muy poca y puede que también se necesite más cirugía. En ocasiones, los cirujanos no concuerdan con lo que es un margen adecuado (o bueno).

La mayoría de las mujeres necesitan recibir radioterapia en la mama después de la cirugía con conservación del seno. Algunas veces, para dirigir la radiación con más facilidad, puede que se coloquen pequeños clips de metal (los cuales se verán en las radiografías) dentro de la mama durante la cirugía para marcar el área.

Para las mujeres que necesitan quimioterapia después de la cirugía, por lo general se retrasa la radiación hasta que se finaliza la quimioterapia.

Para la mayoría de las mujeres con cáncer de mama en etapa I o II, la cirugía con conservación más radioterapia es tan eficaz como una mastectomía. Las tasas de supervivencia de las mujeres que reciben estos dos tratamientos son las mismas. Sin embargo, la cirugía con conservación de mama no es una opción para todas las mujeres que padecen cáncer de mama.

Posibles efectos secundarios: los efectos secundarios de estas operaciones pueden incluir dolor, inflamación temporal, sensibilidad y tejido cicatricial rígido que se forma en el área de la cirugía. Como en toda operación, también son posibles las infecciones y el sangrado en el lugar de la cirugía.

Entre más grande sea la porción de la mama extirpada, mayores son las probabilidades de que usted note un cambio en la forma del seno después del procedimiento. Si sus senos lucen muy diferentes después de la cirugía, es posible que se pueda hacer algún tipo de cirugía reconstructiva o reducir el tamaño del seno normal para sean más simétricos. Puede que sea posible hacer este procedimiento durante la cirugía inicial. Antes de la cirugía, es muy importante hablar con su médico (y posiblemente con un cirujano plástico) para tener una idea de cómo es probable que luzcan los senos después de la operación y saber cuáles serían sus opciones.

Mastectomía

La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa la mama por completo. Conlleva la extirpación de todo el tejido de la mama, y algunas veces, también los tejidos adyacentes.

Mastectomía simple: en este procedimiento, también llamado mastectomía total, el cirujano extirpa toda la mama, incluyendo el pezón, pero no extirpa los ganglios linfáticos axilares ni el tejido muscular que se encuentra debajo del seno. (En ocasiones se extraen ganglios linfáticos como parte de un procedimiento diferente durante la misma cirugía). Algunas veces se remueven ambos senos (mastectomía doble), a menudo como cirugía preventiva en las mujeres con un riesgo muy alto de padecer cáncer en la otra mama. La mayoría de las mujeres, si son hospitalizadas, pueden ser dadas de alta al día siguiente. La mastectomía simple es el tipo más común de mastectomía usado para tratar el cáncer de mama.

Mastectomía con conservación de piel: para algunas mujeres que están considerando la reconstrucción inmediata, se puede hacer una mastectomía con preservación de la piel. En este procedimiento, se deja intacta la mayor parte de la piel sobre la mama (a parte del pezón y la areola), lo cual puede resultar tan bien como en una mastectomía simple. La cantidad de tejido mamario extirpado es la misma que en la mastectomía simple.

Este método se usa sólo cuando se planea hacer la reconstrucción inmediata de la mama. Puede que no sea apropiado para tumores más grandes o para aquellos que están cerca de la superficie de la piel. Los implantes o el tejido de otras partes del cuerpo se usa para reconstruir la mama. Este método no ha sido usado tanto como el tipo de mastectomía más convencional, pero muchas mujeres lo prefieren ya que ofrece la ventaja de formar menos tejido cicatricial y permitir la reconstrucción de una mama que parece más natural.

La mastectomía con conservación del pezón es una variación de la mastectomía de preservación de la piel. Este procedimiento es una opción más frecuente en mujeres que padecen de un cáncer pequeño en etapa temprana cerca de la parte externa de la mama, sin ningún signo de cáncer en la piel o cerca del pezón. En este procedimiento, se extirpa el tejido de la mama, pero la piel y el pezón se dejan en su lugar. A esto le sigue una reconstrucción de la mama. Durante el procedimiento, el cirujano a menudo extirpa el tejido de la mama que está debajo del pezón (y la areola) para determinar si contiene células cancerosas. Si se encuentra cáncer en este tejido, el pezón tiene que ser extirpado. Aun cuando no se encuentre cáncer debajo del pezón, algunos médicos administran una dosis de radiación al tejido del pezón durante o después de la cirugía para tratar de reducir el riesgo de que regrese el cáncer.

Aún existen algunos problemas con las cirugías para la conservación del pezón. El pezón no tiene un buen suministro de sangre. Por lo tanto, algunas veces se puede atrofiar o deformar. Debido a que también se cortan los nervios, queda poca o ninguna sensación en el pezón. En mujeres con mamas más grandes, el pezón puede lucir fuera de lugar después de reconstruirlo. Como resultado, muchos médicos creen que esta cirugía es más eficaz en mujeres con senos pequeños o medianos. Este procedimiento deja poca cicatriz visible, pero si no se realiza adecuadamente, puede dejar más tejido de la mama que las otras formas de mastectomía. Esto podría causar más riesgo de padecer cáncer que si se realiza una mastectomía simple o una mastectomía con preservación de piel. En el pasado, esto representaba un problema, pero las mejoras en la técnica han contribuido a que esta cirugía sea más segura. Aun así, muchos expertos consideran que los procedimientos para la conservación del pezón conllevan muchos riesgos como para que sean tratamientos convencionales contra el cáncer de mama.

Mastectomía radical modificada: este procedimiento consiste en una mastectomía simple más la extirpación de los ganglios linfáticos axilares (debajo de la axila).

Mastectomía radical: en esta operación extensa, el cirujano extirpa toda la mama, los ganglios linfáticos axilares y los músculos pectorales (pared torácica) que se encuentran debajo del seno. Esta cirugía fue muy común durante un tiempo, pero se ha descubierto que una cirugía menos extensa (como una mastectomía radical modificada) ofrece los mismos resultados. Esto significa que no había necesidad de pasar por la desfiguración y los efectos secundarios de una mastectomía radical. Por lo tanto, hoy día esta cirugía se realizan en pocas ocasiones. Puede que esta operación se siga haciendo para tumores grandes que están invadiendo los músculos pectorales debajo de la mama.

Posibles efectos secundarios: además del dolor después de la cirugía y el cambio obvio en la forma de la mama, los posibles efectos secundarios de la mastectomía incluyen infecciones de la herida, hematoma (acumulación de sangre en la herida) y seroma (acumulación de líquido transparente en la herida). Si también se extirpan los ganglios linfáticos axilares, pueden aparecer otros efectos secundarios.

Selección entre la cirugía con conservación de la mama y la mastectomía

Muchas mujeres que padecen cáncer en sus etapas iniciales pueden elegir entre la cirugía con conservación y la mastectomía.

La ventaja principal de la cirugía con conservación consiste en que la mujer preserva la mayor parte de su mama. Por otro lado, una desventaja consiste en que usualmente se requiere de radioterapia (con más frecuencia durante 5 a 6 semanas) después de la cirugía con conservación. Es posible que un pequeño número de mujeres que se someten a la cirugía con conservación no necesite radiación, mientras que algunas mujeres que optan por una mastectomía aún necesitarán radioterapia en el área de la mama.

Asegúrese de obtener todos los datos cuando esté considerando la cirugía con conservación y la mastectomía. Es posible que usted se incline inicialmente por la mastectomía para “deshacerse del cáncer lo más rápido posible”. Esta inclinación puede llevar a que las mujeres prefieran la mastectomía incluso cuando sus cirujanos no la prefieran. Sin embargo, la realidad es que la mastectomía no provee una mejor probabilidad de una supervivencia a largo plazo o un mejor resultado del tratamiento en la mayoría de los casos. Los estudios que siguen a miles de mujeres por más de 20 años muestran que cuando se puede hacer la cirugía con conservación, en lugar de la mastectomía, ésta última no provee una mejor probabilidad de supervivencia del cáncer de mama.

La mayoría de las mujeres y sus doctores prefiere la cirugía con conservación de la mama y la radioterapia, cuando es una opción razonable, pero su elección dependerá de varios factores, tales como:

  • Cómo se siente con respecto a la pérdida de la mama.
  • Cómo se siente con respecto a recibir radioterapia.
  • Qué tan lejos tendría que viajar para recibir la radioterapia y por cuánto tiempo tendría que recibirla.
  • Si usted cree que querrá realizarse más cirugía para reconstruir después de someterse a una mastectomía.
  • Su preferencia por una mastectomía como una vía para deshacerse de su cáncer de la forma más rápida posible.
  • Su temor a que regrese el cáncer.

Para algunas mujeres, la mastectomía puede ser claramente una mejor opción. Por ejemplo, la cirugía con conservación del seno generalmente no se recomienda para:

  • Mujeres que ya han recibido radioterapia en la mama afectada.
  • Mujeres con dos o más áreas cancerosas en la misma que están muy separadas entre sí como para poderse extirpar mediante una sola incisión quirúrgica, y aún mantener una apariencia satisfactoria de la mama.
  • Mujeres en quienes la cirugía con conservación de la mama, junto con su re-escisión(s), no extirpó completamente el cáncer.
  • Mujeres con ciertas enfermedades graves del tejido conectivo, como por ejemplo esclerodermia o lupus, que pueden causar que estas mujeres sean especialmente sensibles a los efectos secundarios de la radioterapia.
  • Mujeres embarazadas que requerirían radiación durante el embarazo (con el riesgo de dañar al feto).
  • Mujeres con tumores grandes (que miden más de 5 cm de ancho) que no se redujeron mucho de tamaño con quimioterapia neoadyuvante (aunque esto también depende del tamaño de la mama).
  • Mujeres con cáncer inflamatorio de la mama.
  • Mujeres con un cáncer cuyo tamaño es grande en relación con el tamaño de sus mamas.

Puede que también se necesiten tomar en cuenta otros factores. Por ejemplo, las mujeres jóvenes con cáncer de mama y que se sabe tienen una mutación BRCA están en un riesgo muy alto de padecer un segundo cáncer. A menudo, estas mujeres consideran que se les extirpe la otra mama para reducir este riesgo, y por lo tanto, puede que opten por una mastectomía para la mama con cáncer. Una mastectomía doble podría hacerse para tratar el cáncer como para reducir el riesgo de un segundo.

Resulta importante entender que someterse a una mastectomía en lugar de la cirugía con conservación de la mama más radiación sólo reduce su riesgo de padecer un segundo cáncer en el misma mama. Esto no reduce la probabilidad de que el cáncer regrese en otras partes del cuerpo. Es importante que no se apresure en tomar una decisión, sino que tome tiempo para decidir si una mastectomía o la cirugía con conservación más radiación es adecuada para usted.

Cirugía de ganglios linfáticos

Para determinar si el cáncer de mama se ha propagado a los ganglios linfáticos axilares (debajo del brazo), se pueden extirpar uno o más de estos ganglios linfáticos y se examinan por medio del microscopio. Esta es una parte importante de la clasificación por etapas. Cuando los ganglios linfáticos contienen células cancerosas, existe una mayor probabilidad de que las células cancerosas se hayan propagado a través del torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo. Estas células podrían crecer y formar nuevos tumores. La presencia de células cancerosas en los ganglios linfáticos axilares es a menudo un factor importante al decidir qué tratamiento, si alguno, es necesario además de la cirugía.

Disección de ganglios linfáticos axilares: en este procedimiento, se extirpan entre 10 y 40 (aunque usualmente menos de 20) ganglios linfáticos del área debajo del brazo (axila) y se examinan para determinar si existe propagación del cáncer. Por lo general, la disección de ganglios linfáticos axilares se puede hacer al mismo tiempo que la mastectomía o la cirugía con conservación de la mama, aunque también se puede realizar en una segunda operación. En el pasado, ésta era la manera más común de verificar si había propagación del cáncer a los ganglios linfáticos adyacentes, y aún se realiza en algunas pacientes. Por ejemplo, se puede hacer una disección de ganglios linfáticos axilares si una biopsia previa mostró que uno o más de los ganglios linfáticos axilares tiene células cancerosas.

Biopsia del ganglio linfático centinela: aunque la disección de los ganglios linfáticos axilares es una operación segura y tiene tasas bajas de la mayoría de efectos secundarios, la extirpación de muchos ganglios linfáticos aumenta el riesgo de linfedema. Para reducir este riesgo, los médicos pueden hacer una biopsia de ganglio linfático centinela, la cual puede examinar los ganglios linfáticos axilares para saber si contienen cáncer sin tener que extraer muchos ganglios.

En este procedimiento el cirujano identifica y extrae el primer ganglio linfático(s) a donde probablemente se propagó el cáncer (a este se le conoce como ganglio centinela). Para hacer esto, el cirujano inyecta una sustancia radioactiva y/o un colorante azul en el tumor, el área alrededor del tumor o el área alrededor del pezón. Los vasos linfáticos transportan estas sustancias hacia el ganglio centinela (o los ganglios centinelas).

Luego el ganglio centinela se puede encontrar mediante el uso de un dispositivo especial para detectar radioactividad en los ganglios hacia donde la sustancia radioactiva fluye o mediante la identificación de los ganglios linfáticos que se tornaron azules. A menudo se usan ambos métodos para verificar. Luego, el cirujano corta la piel sobre el área y extirpa los ganglios que contienen el colorante o radiación. Entonces, un patólogo observa a estos ganglios (a menudo dos o tres) minuciosamente Debido a que se extirpan menos ganglios que en la disección de los ganglios linfáticos axilares, cada uno se examina muy cuidadosamente para determinar si contienen cáncer.

Durante la cirugía, el ganglio linfático se puede examinar algunas veces para saber si contiene cáncer. Si se encuentra cáncer en el ganglio linfático centinela, el cirujano puede continuar con una disección axilar completa. Por otro lado, si no se observan células cancerosas en el ganglio linfático al momento de la cirugía, o si el ganglio centinela no fue examinado al hacer la cirugía, éste o éstos se examinarán más detenidamente durante los próximos días. Si se encuentra cáncer en el ganglio linfático, el cirujano puede recomendar una disección de los ganglios linfáticos axilares completa en una fecha posterior.

Si no hay cáncer en los ganglios centinelas, es muy poco probable que el cáncer se haya propagado a otros ganglios linfáticos. Por lo tanto, no es necesario realizar más cirugía de los ganglios linfáticos. La paciente puede evitar los efectos secundarios potenciales de una disección de los ganglios linfáticos axilares completa.

Hasta hace poco, si el ganglio (o los ganglios) centinela tenía células cancerosas, el cirujano hacía una disección de ganglio linfático axilar completa para ver la cantidad de otros ganglios linfáticos afectados. Sin embargo, últimamente los estudios han demostrado que esto puede no ser siempre necesario. En algunos casos, puede que sea igualmente seguro no extirpar el resto de los ganglios linfáticos. Esto se basa en ciertos factores, tal como el tipo de cirugía usada para remover el tumor, el tamaño del tumor y el tratamiento que se planeó para después de la cirugía. Basándose en los estudios que se han hecho sobre esto, omitir la disección de ganglios linfáticos axilares es solo una opción para mujeres con tumores que miden 5 cm o menos que se someten a una cirugía de conservación de mama seguida de radiación. Debido a que este asunto no se ha estudiado bien en mujeres que se han sometido a mastectomía, no está claro si omitir la disección de ganglios linfáticos axilares sería seguro para ellas.

Una biopsia del ganglio linfático centinela se realiza para ver si un cáncer de mama se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes. Este procedimiento no se realiza si se sabe que cualquiera de los ganglios linfáticos contiene cáncer. Si cualquiera de los ganglios linfáticos que están debajo del brazo o alrededor de la clavícula está inflamado, éste puede ser examinado directamente para determinar si hay propagación del cáncer. Con más frecuencia, se realiza una biopsia con aguja (ya sea biopsia por aspiración con aguja fina o biopsia por punción con aguja gruesa). En estos procedimientos, el cirujano inserta una aguja en un ganglio linfático para extraer una pequeña cantidad de tejido, el cual luego se observa con un microscopio. Si se encuentran células cancerosas, se recomienda hacer una disección de ganglios linfáticos axilares.

Aunque la biopsia del ganglio linfático centinela se ha vuelto un procedimiento común, requiere de mucha destreza. Sólo debe hacerse por un cirujano que tenga experiencia en esta técnica. Si usted está pensando hacerse este tipo de biopsia, pregúntele al equipo de atención médica si éste es un procedimiento que ellos hacen regularmente.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/guiadetallada/cancer-de-seno-tratamiento-cirugia

Fecha de Actualización: 28/Abril/2015

Ejercicios después de la cirugía de mama

Ejercicios después de la cirugía de mama

La cirugía del seno puede afectar el movimiento de su brazo

Muchas mujeres con cáncer de seno se someten a alguna clase de cirugía, aun cuando también se realizan otras clases de tratamiento. Puede que usted haya tenido que someterse a uno o más de estos procedimientos:

  • Biopsia de los senos.
  • Biopsia o extirpación de los ganglios linfáticos.
  • Cirugía de conservación del seno (tumorectomía).
  • Mastectomía .
  • Reconstrucción del seno.

Cualquiera de estas cirugías puede afectar el movimiento de su hombro y brazo, respirar profundamente o desempeñar sus actividades diarias (como el vestirse, bañarse y peinarse el cabello). El dolor y la rigidez pueden causar debilidad y limitar el movimiento del brazo y hombro.

Los ejercicios pueden ayudar a restaurar el movimiento

Independientemente del tipo de cirugía que usted haya tenido, es importante que haga ejercicios después de la operación para lograr nuevamente el movimiento del brazo y del hombro. Los ejercicios ayudan a reducir cualquier efecto secundario de su cirugía y le ayudan a regresar a las actividades rutinarias.

Si se somete a radioterapia después de la cirugía, los ejercicios son aún más importantes para preservar la flexibilidad de su brazo y hombro. Incluso si usted no se sometió a cirugía, la radioterapia puede afectar su brazo y hombro mucho tiempo después de que finalice el tratamiento. Debido a esto, resulta importante desarrollar un hábito de forma cotidiana de hacer ejercicios para mantener la movilidad del brazo y del hombro después de los tratamientos de radiación para el cáncer de seno.

Es muy importante hablar con su médico antes de iniciar cualquier ejercicio para decidir cuál es el programa adecuado para usted. Puede que su médico le sugiera que consulte con un fisioterapeuta o un especialista en ejercicios para personas con cáncer. Estos profesionales de la salud están especialmente capacitados para ayudar a diseñar un programa de ejercicios personalizado. Es posible que necesite esta clase de asistencia si usted no ha recuperado todo el movimiento de su brazo dentro de 3 a 4 semanas despúes de la cirugía.

Algunos ejercicios no deberían realizarse hasta que se hayan extraído las suturas (puntadas) y los tubos de drenaje. Sin embargo, algunos ejercicios pueden realizarse al poco tiempo después de la cirugía. Por lo general, los ejercicios que aumentan su capacidad para mover su hombro y brazo pueden comenzar dentro de pocos días. Los ejercicios para ayudar a fortalecer su brazo se hacen más tarde.

A continuación presentamos algunos de los ejercicios más comunes que las mujeres hacen después de la cirugía del seno. Hable con su médico o terapeuta sobre cuáles de estos ejercicios son adecuados para usted y cuándo debe comenzarlos.

La semana después de la cirugía

Los consejos y ejercicios que se sugieren a continuación deben hacerse durante los primeros 3 a 7 días después de la cirugía. Asegúrese de obtener la aprobación de su médico antes de comenzar estos ejercicios.

  • Utilice su brazo afectado (del lado donde fue su cirugía) como normalmente lo haría para peinarse, bañarse y vestirse, así como para comer.
  • Acuéstese y eleve su brazo afectado por encima del nivel de su corazón por 45 minutos. Haga esto dos o tres veces al día. Coloque su brazo sobre las almohadas para que la mano esté más elevada que su muñeca y el codo un poco más elevado que su hombro. Esto ayuda a disminuir la hinchazón que puede ocurrir después de la cirugía.
  • Ejercite su brazo afectado mientras esté elevado sobre el nivel del corazón, abriendo y cerrando su mano de 15 a 25 veces. Luego doble y estire su codo. Repita esto tres o cuatro veces al día. Este ejercicio le ayuda a reducir la hinchazón drenando el líquido linfático de su brazo.
  • Practique ejercicios de respiración profunda (usando su diafragma) por lo menos seis veces al día. Acuéstese en su espalda (boca arriba) y respire despacio y profundamente. Inhale todo el aire que pueda mientras intenta expandir el pecho y abdomen (alejando el ombligo de su columna). Relájese y exhale. Repita esto cuatro o cinco veces. Esta práctica le ayudará a mantener el movimiento normal del tórax, haciendo que sus pulmones funcionen más fácilmente. Haga ejercicios de respiración profunda a menudo.
  • No se acueste sobre su brazo afectado ni duerma de ese lado.

Cómo empezar: Guías generales

Los ejercicios descritos a continuación se pueden empezar tan pronto su médico lo autorice. Por lo general se comienzan una semana o más después de la cirugía. Asegúrese de hablar con su médico antes de intentar hacer cualquiera de estos ejercicios. He aquí algunos asuntos que debe tener presente después de la cirugía del seno:

  • Usted va a sentir cierta opresión en su pecho y en la axila después de la cirugía. Esto es normal y la opresión disminuirá a medida que haga sus ejercicios.
  • Muchas mujeres sienten una sensación de calor, cosquilleo, adormecimiento o dolor en la parte trasera del brazo o en la pared del tórax. Esto es debido a que la cirugía puede irritar algunos de sus nervios. Estas sensaciones pueden aumentar algunas semanas tras la cirugía. Continúe haciendo sus ejercicios, a menos que note una sensación extraña de hinchazón o de sensibilidad (si esto ocurre, avise a su médico inmediatamente). Algunas veces el frotar o acariciar suavemente con su mano o con un paño suave puede ayudar a que el área sea menos sensible.
  • Puede ser de utilidad hacer ejercicio después de una ducha caliente, cuando los músculos aún están calientes y relajados.
  • Use ropa holgada y cómoda cuando haga los ejercicios.
  • Haga los movimientos lentamente hasta que sienta un estiramiento leve. Sostenga cada estiramiento al final del movimiento y lentamente cuente hasta 5. Es normal sentir el estiramiento de la piel y los músculos que se han encogido debido a la cirugía. Cuando haga cualquiera de estos ejercicios, evite los movimientos bruscos o forzados. No debe sentir dolor a medida que realiza los ejercicios, sólo un leve estiramiento.
  • Haga 5 a 7 repeticiones de cada ejercicio. Trate de hacer cada ejercicio correctamente. Hable con su médico si tiene dificultad con los ejercicios. Puede que sea necesario que su médico le recomiende un terapeuta ocupacional o fisioterapeuta.
  • Haga los ejercicios dos veces al día hasta recuperar la flexibilidad normal.
  • Asegúrese de respirar profundamente, inhalando y exhalando a medida que realiza los ejercicios.
  • Los ejercicios están diseñados para que los empiece acostada, luego sentada y los termine de pie.

Ejercicios mientras está acostada

Estos ejercicios se deben hacer en la cama o en el piso. Acuéstese en su espalda con las rodillas y caderas dobladas y los pies planos tocando el piso.

Ejercicio con el uso de una vara (Figura 1)
Este ejercicio le ayuda a aumentar la movilidad de sus hombros hacia adelante. Va a necesitar un palo de escoba, una vara de medir de un metro o algún otro objeto similar para usarlo como vara en este ejercicio.

  • Sostenga la vara con ambas manos con sus palmas hacia arriba.
  • Levante la vara sobre su cabeza hasta donde pueda. Use el brazo que no está afectado para ayudar a levantar la vara hasta que usted sienta un estiramiento en su brazo afectado.
  • Sostenga por cinco segundos.
  • Baje los brazos y repita de cinco a siete veces.

ejercicio 1

Figura 1

Codos simulando alas (Figura 2)

Este ejercicio le ayuda a aumentar el movimiento en la parte frontal del tórax y del hombro. Esto puede tomar muchas semanas de ejercicio constante antes de que logre tocar la cama o el piso con sus codos.

  • Una sus manos detrás del cuello con sus codos indicando hacia el techo.
  • Separe y mueva sus codos hacia la cama o el piso.
  • Repita de cinco a siete veces.


Figura 2

Ejercicios mientras está sentada

Ejercicio de estiramiento del omóplato (Figura 3)

Este ejercicio ayuda a aumentar el movimiento de su omóplato.

  • Siéntese en una silla muy cerca de una mesa con la espalda apoyada en el respaldo.
  • Coloque el brazo que no está afectado sobre la mesa, doble el codo con la palma de la mano hacia abajo. No vaya a mover este brazo durante el ejercicio.
  • Coloque el brazo afectado en la mesa, con la palma de la mano hacia abajo y con el codo en posición recta.
  • Sin mover su cuerpo, deslice el brazo afectado hacia adelante (hacia el lado contrario de la mesa). Usted va a sentir el movimiento del omóplato al momento de hacer eso.
  • Descanse su brazo y repita de cinco a siete veces.

Figura 3

Presión sobre el omóplato (Figura 4)

Este ejercicio también ayuda a aumentar el movimiento de su omóplato.

  • Siéntese en una silla, en posición recta frente a un espejo. No se apoye en el respaldo de la silla.
  • Sus brazos deben estar hacia los lados con los codos doblados.
  • Oprima y trate de unir los omóplatos, moviendo sus codos hacia atrás. Mantenga el nivel de sus hombros al momento de hacer esto. No suba los hombros hacia las orejas.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.

Figura 4

Flexión lateral (Figura 5)

Este ejercicio le ayuda a aumentar el movimiento de su torso y cuerpo.

  • Siéntese en una silla y una sus manos hacia el frente. Eleve los brazos muy despacio sobre su cabeza, enderezando sus brazos.
  • Cuando sus brazos estén sobre su cabeza, flexione su cuerpo hacia la derecha. Flexione hacia su cintura y mantenga sus brazos sobre la cabeza.
  • Vuelva a la posición inicial y flexione hacia la izquierda.
  • Repita de cinco a siete veces.

Figura 5

Ejercicios mientras está parada

Estiramiento de las paredes del tórax (Figura 6)

Este ejercicio le ayuda a estirar su tórax.

  • Póngase de pie, volteada contra la esquina de la pared y con los pies aproximadamente de ocho a diez pulgadas de la esquina de la pared.
  • Doble los codos y coloque los antebrazos en la pared, uno en cada lado de la pared. Debe elevar los codos lo más que pueda a la altura de los hombros.
  • Mantenga los brazos y los pies en la misma posición y mueva su tórax hacia la esquina de la pared. Usted va a sentir un estiramiento por todo su tórax y hombros.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.

Figura 6

Ejercicio de estiramiento del hombro (Figura 7)

Este ejercicio le ayuda a aumentar la movilidad de su hombro.

  • Póngase de pie frente a la pared, con los pies aproximadamente de ocho a diez pulgadas de la pared.
  • Coloque sus manos en la pared y utilice sus dedos para “subir la pared”, tratando de subir lo más que pueda hasta sentir un estiramiento.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.

Figura 7

Aspectos que debe tener en cuenta

Comience a hacer los ejercicios lentamente y continúe progresando conforme pueda hacerlo. Deje de hacer los ejercicios y consulte con su médico inmediatamente si usted:

  • Se debilita, comienza a perder el equilibrio o se cae.
  • Tiene dolor que empeora.
  • Presenta pesadez, dolor, tensión u otra sensación extraña nueva en su brazo.
  • Presenta inflamación inusual o la inflamación empeora.
  • Tiene dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, entumecimiento nuevo u hormigueo en los brazos o el pecho.

Es importante hacer ejercicio para mantener sus músculos funcionando tan bien como sea posible, pero también es importante tomar medidas de seguridad. Hable con su médico sobre el tipo de ejercicio apropiado para su condición y establezca metas para incrementar su nivel de actividad física.

Otras clases de ejercicios

El ejercicio para ayudar a mejorar la capacidad aeróbica (corazón-pulmón) es también importante para las mujeres que han tenido cáncer de seno. Existe cierta evidencia que indica que la actividad física y la pérdida de peso incluso podrían ayudar a reducir el riesgo de recurrencia de algunos tipos de cáncer. Consulte con su médico sobre los ejercicios que puede realizar durante y después del tratamiento del cáncer de seno.

Existen otros ejercicios que están diseñados para ayudar a reducir su riesgo de linfedema, o hinchazón crónica en el brazo del lado donde se realizó la cirugía. Los ejercicios que se presentaron anteriormente están diseñados principalmente para ayudar a recuperar el alcance de movimiento (flexibilidad) del brazo y el hombro. Consulte con su médico sobre su riesgo de linfedema y si debe hacer ejercicios para ayudar a reducir ese riesgo. Puede que necesite que le recomienden un experto en linfedema.

Los ejercicios de estiramiento se recomiendan actualmente como parte de los programas de ejercicios regulares para mejorar la salud. Estos ejercicios no comienzan sino entre 4 a 6 semanas después de la cirugía, y tienen que estar adaptados a su salud general, condición médica y estado físico. Los ejercicios de fortalecimiento comienzan con el uso de pequeñas pesas de mano, y aumentan lentamente con el paso del tiempo. De nuevo, lo mejor es consultar este asunto con su médico o fisioterapeuta. Es probable que lo mejor sea comenzar un programa de fortalecimiento con la supervisión de un entrenador capacitado en ejercicios para pacientes de cáncer o fisioterapeuta para asegurarse de que usted esté realizando los ejercicios apropiadamente.

Fuente: Sociedad Americana contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/recursosadicionales/ejercicios-despues-de-la-cirugia-del-seno

Fecha de Actualización: 29/Abril/2015

Linfedema

Linfedema

El linfedema consiste en la acumulación del líquido (linfa) en la extremidad. Esto provoca un aumento del volumen del brazo de una manera lenta y progresiva. La complicación más frecuente es la infección, cuyos síntomas son dolor, calor y enrojecimiento.

El linfedema causa hinchazón en la mano, el brazo y, ocasionalmente, en el pecho/seno, del lado donde se hizo la cirugía. Puede originarse cuando se sacan los ganglios linfáticos de la axila o como resultado de la radioterapia. También puede aparecer semanas, meses o años más tarde.

Para que este problema no aparezca, evita cargar cosas pesadas, no permitas que te tomen la presión arterial, te pongan inyecciones o te hagan exámenes de sangre en el brazo del lado afectado. Evita cortaduras al depilarte las axilas usando una afeitadora eléctrica, evita cualquier tipo de herida en el brazo afectado. Si sufres una cortada, limpia y venda la herida de inmediato.

Lo que debe saber sobre la reconstrucción mamaria

Lo que debe saber sobre la reconstrucción mamaria

La reconstrucción de senos es un tipo de cirugía para las mujeres a quienes se les ha extirpado parte o toda su mama. La cirugía reconstruye la forma de la mama para que sea casi del mismo tamaño y forma que era antes. También se pueden añadir el pezón y el área más oscura alrededor del pezón (areola). La mayoría de las mujeres a quienes se les ha extirpado una mama (mastectomía) se puede someter a una reconstrucción. No obstante, puede que no sea necesaria la reconstrucción en las mujeres a quienes sólo se les haya extirpado la parte del seno alrededor del cáncer (tumorectomía). Un cirujano plástico realiza la reconstrucción.

A continuación presentamos algunos datos que le ayudarán a entender mejor el proceso y los términos que se usan cuando se habla de la reconstrucción de senos.

Fuente: Sociedad Americana contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/recursosadicionales/fragmentado/reconstruccion-del-seno-tras-la-mastectomia-what-is-br-recon

Fecha de actualización: 29/abril/2015

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?