Tipos de Cáncer > Cáncer de Vesícula Biliar > Tratamiento

Información general sobre tratamientos

Después de encontrar y clasificar el cáncer de vesícula biliar, el equipo que atiende su cáncer hablará de las opciones de tratamiento con usted.

Es importante hablar con el médico sobre todas sus opciones de tratamiento, incluyendo sus objetivos y posibles efectos secundarios, para ayudarle a tomar una decisión que mejor se ajuste a sus necesidades. También es importante que haga preguntas si hay algo que no entiende bien.

Es importante dedicar tiempo a pensar en todas las opciones. Al elegir un plan de tratamiento, los factores que deben considerarse incluyen el tipo y la etapa del cáncer, los efectos secundarios posibles del tratamiento, su salud en general, y la probabilidad de curar la enfermedad, de extender la vida o de aliviar los síntomas. Los tipos principales de tratamientos empleados para tratar el cáncer de vesícula biliar incluyen:

  • Cirugía .
  • Rad ioterapia .
  • Quimioterapia .
  • Terapia paliativa.

Si el tiempo lo permite, a menudo es una buena idea buscar una segunda opinión, especialmente para un cáncer poco común como es el de la vesícula biliar. Una segunda opinión puede suministrar más información y puede ayudarle a sentirse más a gusto con el plan de tratamiento elegido.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdevesiculabiliar/guiadetallada/cancer-de-vesicula-biliar-treating-general-info

Fecha de actualización: 29/Noviembre/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Mueren 12 mexicanas al día por Cáncer Cérvico Uterino
* La falta de información, y educación para su prevención es la causa principal de la alta mortalidad de esta enfermedad. Leer más

¿Sabías que?

Algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir los efectos secundarios; reducir el riesgo de cánceres secundarios y mejorar la tolerancia a los tratamientos y otros aspectos relacionados con la calidad de vida.