Prevención y Detección > Tabaquismo

  • Casi 13 millones de personas entre 18 y 65 años que viven en áreas urbanas son fumadores. Considerando a los residentes urbanos y rurales en este rango de edad, más de 12.6 millones de personas son fumadores pasivos.
  • En México, casi 68 de cada 100 personas de 18 a 29 años de edad consumió tabaco alguna vez en su vida.
  • Casi la mitad de los estudiantes de secundaria (12-15 años) ha probado el tabaco alguna vez en la vida; una de cada cinco personas de ambos sexos en esta edad fumó en los últimos 30 días.
  • Entre los estudiantes de secundaria que fumaron en el último mes, cada año más de vida aumenta en 37% la probabilidad de ser fumador; si algunos o la mayoría de sus amigos fuma, esa probabilidad incrementa en 54%, y si todos sus amigos fuman la posibilidad de convertirse en fumador aumenta en 87 por ciento.
  • Entre 2003 y 2005 la ciudad con mayor cantidad de fumadores entre 12 y 15 años fue Toluca.
  • En el país, entre los años 2000 y 2006 ha descendido la proporción de hogares que compran tabaco.
  • Entre las causas de defunción asociadas al tabaquismo que más preocupan por el monto de sus tasas se ubican: las enfermedades del corazón –en especial la isquémica cardiaca, cerebros vasculares y las pulmonares –dentro de las cuales resaltan los tumores de tráquea, bronquios y pulmón.

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Mala atención a secuelas de terapia afecta a sobrevivientes de cáncer
En México hay cerca de un millón de sobrevivientes de cáncer y muchos de ellos padecen secuelas físicas y sicológicas por los tratamientos de quimioterapia y radioterapia, pero no reciben adecuada atención, lo cual merma significativamente su calidad de vida, advirtió el director del Instituto Nacional de Cancerología, Abelardo Meneses. Leer más

¿Sabías que?

Algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir los efectos secundarios; reducir el riesgo de cánceres secundarios y mejorar la tolerancia a los tratamientos y otros aspectos relacionados con la calidad de vida.