Tipos de Cáncer > Mieloma Múltiple > Signos y síntomas

Aunque algunos pacientes de mieloma múltiple no presentan ningún síntoma, los siguientes son los síntomas más comunes de esta enfermedad:

Problemas con los huesos

Normalmente, las dos clases principales de células óseas funcionan juntas para mantener los huesos saludables y fuertes. A las células que generan hueso nuevo se les llama osteoblastos, mientras que a las células que disuelven el hueso viejo se les llama osteoclastos. Las células del mieloma producen una sustancia que le indica a los osteclastos que aceleren la disolución de los huesos. Los osteoblastos no reciben una señal para dejar el hueso nuevo. Por lo tanto, el hueso viejo comienza a desintegrarse sin que el hueso nuevo lo reemplace. Ello puede causar áreas débiles en los huesos que son dolorosas. Se puede afectar cualquier hueso, pero los dolores de espalda, cadera y cráneo son particularmente comunes con esta enfermedad. El mieloma múltiple también puede debilitar los huesos (osteoporosis). Cualquiera de estos cambios aumenta la probabilidad de que los huesos se quiebren (fractura). Algunas veces los huesos se quiebran solo debido a esfuerzos o lesiones menores.

Bajos recuentos sanguíneos

Cuando las células del mieloma reemplazan las células normales productoras de sangre de la médula ósea ocurre una escasez de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Un número reducido de glóbulos rojos, una afección llamada anemia, produce debilidad, una capacidad reducida para hacer ejercicios, dificultad para respirar y mareos. Por otro lado, pocos glóbulos blancos (una condición llamada leucopenia) disminuye la resistencia a infecciones, tales como la neumonía. Cuando el recuento de plaquetas en la sangre es bajo (una condición llamada trombocitopenia), aun los raspones, las cortadas o los moretones menores pueden causar sangrados profusos.

Altos niveles de calcio en la sangre

Cuando las células del mieloma disuelven el hueso, se libera el calcio. Esto puede causar altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia). Los síntomas incluyen mucha sed, necesidad de beber mucho líquido y orinar mucho. Esto puede causar deshidratación e incluso insuficiencia renal. Además, los altos niveles de calcio pueden causar estreñimiento grave, dolor abdominal y falta de apetito. Puede ocasionar que las personas se sientan débiles, somnolencia y confundidas. Si el nivel de calcio es demasiado alto, esto puede causar que entre en estado de coma.

Síntomas en el sistema nervioso

Si el mieloma debilita los huesos de la columna vertebral, éstos pueden colapsar y presionar los nervios espinales. Esto puede causar dolor de espalda repentino e intenso, adormecimiento y/o debilidad muscular. Se le llama compresión de la médula espinal, y se debe llamar inmediatamente a su médico o acudir a la sala de urgencias, ya que esto es una emergencia médica.

Algunas veces, las proteínas anormales producidas por las células del mieloma pueden ser tóxicas a los nervios. Este daño puede causar debilidad y adormecimiento.

En algunos pacientes, grandes cantidades de la proteína secretada por el mieloma pueden hacer que la sangre se ponga "espesa", lo que se conoce como hiperviscosidad. Esto puede retardar el flujo sanguíneo al cerebro y producir confusión, mareos y síntomas parecidos a los del derrame cerebral. Los pacientes que experimentan dichos síntomas deben comunicarlo a su médico. Este problema se puede resolver rápidamente al remover la proteína de la sangre mediante un procedimiento llamado plasmaféresis (esto no es algo que se pueda tratar con medicamentos conocidos como “anticoagulantes”).

Problemas renales

La proteína del mieloma puede dañar los riñones. Al principio, esto no causa ningún síntoma, pero signos de daño renal se pueden notar en un análisis de sangre. Conforme los riñones comienzan a fallar, éstos pierden su capacidad de eliminar el exceso de sales, líquidos y productos de desecho corporal. Esto puede causar síntomas, como debilidad, dificultad para respirar, picazón e inflamación de las piernas.

Infecciones

Los pacientes con mieloma tienen más probabilidades de padecer infecciones. Esto ocurre debido a que el cuerpo no puede producir anticuerpos adecuados que ayuden a combatir las infecciones. Cuando alguien con mieloma contrae una infección, puede que responda con lentitud al tratamiento. Esa persona puede estar enferma por mucho tiempo. Una pulmonía es una infección común y grave que se presenta en pacientes con mieloma.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/mielomamultiple/guiadetallada/mieloma-multiple-early-diagnosis

Fecha de actualización: 24/Abril/2014

Tipos de Cáncer > Mieloma Múltiple > Signos y síntomas

Tipos de Cáncer > Mieloma Múltiple > Signos y síntomas

Aunque algunos pacientes de mieloma múltiple no presentan ningún síntoma, los siguientes son los síntomas más comunes de esta enfermedad:

Problemas con los huesos

Normalmente, las dos clases principales de células óseas funcionan juntas para mantener los huesos saludables y fuertes. A las células que generan hueso nuevo se les llama osteoblastos, mientras que a las células que disuelven el hueso viejo se les llama osteoclastos. Las células del mieloma producen una sustancia que le indica a los osteclastos que aceleren la disolución de los huesos. Los osteoblastos no reciben una señal para dejar el hueso nuevo. Por lo tanto, el hueso viejo comienza a desintegrarse sin que el hueso nuevo lo reemplace. Ello puede causar áreas débiles en los huesos que son dolorosas. Se puede afectar cualquier hueso, pero los dolores de espalda, cadera y cráneo son particularmente comunes con esta enfermedad. El mieloma múltiple también puede debilitar los huesos (osteoporosis). Cualquiera de estos cambios aumenta la probabilidad de que los huesos se quiebren (fractura). Algunas veces los huesos se quiebran solo debido a esfuerzos o lesiones menores.

Bajos recuentos sanguíneos

Cuando las células del mieloma reemplazan las células normales productoras de sangre de la médula ósea ocurre una escasez de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Un número reducido de glóbulos rojos, una afección llamada anemia, produce debilidad, una capacidad reducida para hacer ejercicios, dificultad para respirar y mareos. Por otro lado, pocos glóbulos blancos (una condición llamada leucopenia) disminuye la resistencia a infecciones, tales como la neumonía. Cuando el recuento de plaquetas en la sangre es bajo (una condición llamada trombocitopenia), aun los raspones, las cortadas o los moretones menores pueden causar sangrados profusos.

Altos niveles de calcio en la sangre

Cuando las células del mieloma disuelven el hueso, se libera el calcio. Esto puede causar altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia). Los síntomas incluyen mucha sed, necesidad de beber mucho líquido y orinar mucho. Esto puede causar deshidratación e incluso insuficiencia renal. Además, los altos niveles de calcio pueden causar estreñimiento grave, dolor abdominal y falta de apetito. Puede ocasionar que las personas se sientan débiles, somnolencia y confundidas. Si el nivel de calcio es demasiado alto, esto puede causar que entre en estado de coma.

Síntomas en el sistema nervioso

Si el mieloma debilita los huesos de la columna vertebral, éstos pueden colapsar y presionar los nervios espinales. Esto puede causar dolor de espalda repentino e intenso, adormecimiento y/o debilidad muscular. Se le llama compresión de la médula espinal, y se debe llamar inmediatamente a su médico o acudir a la sala de urgencias, ya que esto es una emergencia médica.

Algunas veces, las proteínas anormales producidas por las células del mieloma pueden ser tóxicas a los nervios. Este daño puede causar debilidad y adormecimiento.

En algunos pacientes, grandes cantidades de la proteína secretada por el mieloma pueden hacer que la sangre se ponga "espesa", lo que se conoce como hiperviscosidad. Esto puede retardar el flujo sanguíneo al cerebro y producir confusión, mareos y síntomas parecidos a los del derrame cerebral. Los pacientes que experimentan dichos síntomas deben comunicarlo a su médico. Este problema se puede resolver rápidamente al remover la proteína de la sangre mediante un procedimiento llamado plasmaféresis (esto no es algo que se pueda tratar con medicamentos conocidos como “anticoagulantes”).

Problemas renales

La proteína del mieloma puede dañar los riñones. Al principio, esto no causa ningún síntoma, pero signos de daño renal se pueden notar en un análisis de sangre. Conforme los riñones comienzan a fallar, éstos pierden su capacidad de eliminar el exceso de sales, líquidos y productos de desecho corporal. Esto puede causar síntomas, como debilidad, dificultad para respirar, picazón e inflamación de las piernas.

Infecciones

Los pacientes con mieloma tienen más probabilidades de padecer infecciones. Esto ocurre debido a que el cuerpo no puede producir anticuerpos adecuados que ayuden a combatir las infecciones. Cuando alguien con mieloma contrae una infección, puede que responda con lentitud al tratamiento. Esa persona puede estar enferma por mucho tiempo. Una pulmonía es una infección común y grave que se presenta en pacientes con mieloma.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/mielomamultiple/guiadetallada/mieloma-multiple-early-diagnosis

Fecha de actualización: 24/Abril/2014

Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Las sobrevivientes de cáncer de mama a largo plazo tienen una buena calidad de vida
Gracias a los mejores tratamientos y pruebas de diagnóstico, las mujeres viven mucho más tiempo que antes después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama. Los médicos se preguntaban si la calidad de vida de las mujeres sobrevivientes a largo plazo (10 años o más después del diagnóstico) era diferente de la de mujeres similares sin diagnóstico. Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable reduce los efectos secundarios relacionados con los tratamientos.