Tipos de Cáncer > Linfoma no Hodgkin > Signos y síntomas

La mayoría de las personas con linfoma no Hodgkin buscan atención médica porque palparon una masa que no ha desaparecido, presentan algunos síntomas que se discuten a continuación, o simplemente no se sienten bien y van al médico para un chequeo.

Si los signos o síntomas indican que una persona pudiera tener linfoma no Hodgkin, se realizarán exámenes y pruebas para confirmar si tiene la enfermedad y, de ser así, para determinar exactamente cuál es el tipo de linfoma que tiene.

Señales y síntomas del linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin puede causar muchos signos y síntomas diferentes dependiendo de su localización en el cuerpo. En algunos casos, puede que no cause ningún síntoma sino hasta que crecen bastante. Los síntomas comunes incluyen:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Inflamación del abdomen.
  • Sensación de llenura después de comer sólo una pequeña cantidad de comida.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Dificultad para respirar o tos.
  • Fiebre .
  • Pérdida de peso.
  • Sudores nocturnos.
  • Cansancio (agotamiento extremo).

Ganglios linfáticos inflamados

El linfoma no Hodgkin puede causar que los ganglios linfáticos se inflamen (agranden). Cuando esto ocurre en los ganglios linfáticos cercanos a la superficie del cuerpo (tales como los ganglios linfáticos a los lados del cuello, en la ingle o en las axilas, o encima de la clavícula), éstos se pueden observar o palpar (tocar) como protuberancias debajo de la piel. A menudo estos linfomas son detectados por el paciente, por un miembro de la familia o por un profesional al cuidado de la salud. Aunque los ganglios linfáticos inflamados son un síntoma común de linfoma, con más frecuencia son causados por infecciones.

Linfoma en el abdomen

Los linfomas en el abdomen pueden causar inflamación y malestar en el abdomen. Esto se puede deber a que los ganglios linfáticos en el abdomen están agrandados, aunque también puede ser debido a la acumulación de grandes cantidades de líquido.

El linfoma puede causar que el bazo se torne agrandado y ocasione presión al estómago. Esto puede causar que una persona tenga sensación de llenura después de comer sólo una pequeña cantidad de comida.

Cuando el linfoma está en los intestinos o causa inflamación cerca de los intestinos, se puede bloquear el paso del excremento, lo que pudiera causar dolor abdominal, náuseas o vómitos. El linfoma en los intestinos también puede causar orificios en la pared intestinal (perforaciones). Esto permite que el contenido de los intestinos pase a la cavidad abdominal, lo que causa infecciones graves y dolor intenso con náusea y vómitos.

Los linfomas del estómago a menudo causan dolor estomacal, náusea y pérdida del apetito.

Linfoma en el pecho

Cuando el linfoma comienza en el timo o en los ganglios linfáticos en el tórax, esto pudiera causar presión en la tráquea, que se encuentra en esta misma zona, lo que puede causar tos o dificultad respiratoria. Los linfomas en esta área también pueden causar una sensación de dolor o presión en el pecho.

La vena cava superior (VCS) es la vena grande que lleva sangre desde la cabeza y brazos de regreso al corazón. Esta vena pasa cerca del timo y de los ganglios linfáticos dentro del tórax. Los linfomas en esta área pueden hacer presión en la vena cava superior, lo que puede causar que la sangre se retenga en las venas. Esto puede causar inflamación (algunas veces con una coloración roja azulada) en la cabeza, los brazos y la parte superior del tórax. También puede causar dificultad para respirar y, si afecta el cerebro, un cambio en el conocimiento. Esta afección, conocida como síndrome SVC puede ser potencialmente mortal y requiere tratamiento inmediato.

Linfoma s que afectan el cerebro

Los linfomas del cerebro, llamados linfomas primarios del cerebro, pueden causar dolor de cabeza, dificultad para pensar y debilidad en ciertas partes del cuerpo, cambios en la personalidad y, a veces, convulsiones.

Otros tipos de linfoma pueden propagarse al área que rodea el cerebro y la médula espinal. Esto puede causar problemas como visión doble, adormecimiento facial y dificultad para hablar.

Linfoma en la piel

Es posible que los linfomas de la piel se puedan ver o palpar. Éstos a menudo aparecen como nódulos debajo de la piel o protuberancias (masas) de color rojizo a púrpura que causan mucha picazón.

Síntomas generales

Además de causar síntomas y signos en la parte de cuerpo donde se originó, el linfoma no Hodgkin puede causar síntomas generalizados, tales como:

  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Fiebre .
  • Sudoración excesiva (hasta empapar la ropa y las sábanas) en las noches.

Cuando hablan sobre el linfoma, los médicos se refieren a éstos como síntomas B. La presencia de síntomas B es más común en linfomas de crecimiento más rápido. Estos síntomas son importantes no sólo para ayudar a diagnosticar el linfoma no Hodgkin, sino también para determinar la etapa y el pronóstico si se encuentra el linfoma.

Otros síntomas pueden ser causados por bajos recuentos sanguíneos. Los recuentos sanguíneos pueden bajar cuando el linfoma se propaga a la médula ósea y desplaza las células normales y sanas que producen nuevas células en la sangre. Esto puede causar problemas como:

  • Infecciones graves o frecuentes (debido a los bajos niveles de glóbulos blancos).
  • Tendencia a presentar moretones o sangrados fácilmente (a causa de bajos niveles de plaquetas).
  • Cansancio (por bajos recuentos de glóbulos rojos [anemia]).

La anemia también se puede presentar si las células del linfoma causan que el cuerpo destruya a los glóbulos rojos (a esto se le llama anemia hemolítica).

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/linfomanohodgkin/guiadetallada/linfomanohodgkin-early-diagnosis

Fecha de actualización: 20/Junio/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Identifican dos proteínas cuya supresión podría curar varios tipos de cáncer, como la leucemia
* El estudio identifica un posible talón de Aquiles en los cánceres provocados por las proteínas quinasas. Se trata de un nódulo señalizador que actúa como una vía de paso común en células y que, al parecer, contribuye a generar células cancerosas tanto en la leucemia como en los tumores sólidos. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si llevas una dieta saludable.