Tratamientos > Reproducción y fertilidad después del cáncer > Radioterapia

Los tratamientos de radiación usan rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Estos rayos también pueden dañar los ovarios de la mujer.

Para una mujer que recibe radioterapia directamente en el abdomen o pelvis, la cantidad de radiación absorbida por los ovarios determinará si ella se vuelve infértil. Las dosis altas pueden destruir algunos o todos los óvulos en los ovarios y podrían causar infertilidad o una menopausia precoz.

Aunque la radiación no apunte directamente a los ovarios, los rayos pueden ir de un lado a otro dentro del cuerpo y aun así podrían dañarlos. Cuando la radiación es dirigida al interior de la vagina, los ovarios absorben una alta dosis de ésta.

Por otro lado, la radiación al útero puede causar cicatrización, lo cual restringe la flexibilidad y el flujo sanguíneo hacia el útero . Estos problemas pueden limitar el crecimiento y la expansión del útero durante el embarazo, y aumentar el riesgo de abortos espontáneos, bebés de bajo peso al nacer y nacimientos prematuros.

En ocasiones, la radiación al cerebro afecta la glándula pituitaria, esta glándula normalmente envía señales a los ovarios para producir hormonas, de modo que interferir con estas señales puede afectar la ovulación (liberación de óvulos por parte de los ovarios).

Es posible que usted sea fértil cuando comienza a recibir tratamientos con radiación, no obstante es importante que no quede embarazada hasta que finalice el tratamiento ya que se ha comprobado que la radiación puede causar daño al feto.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer

Fecha de actualización: 20/Octubre/2015


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Científicos revelan la relación entre el metabolismo celular y la propagación del cáncer
La clave está en la fabricación de estos macrófagos más propensos a "robar" azúcar de las células que forman los vasos sanguíneos del tumor. Como resultado, estos vasos sanguíneos se estructurarán más fuertemente, lo que puede evitar que las células de cáncer se propaguen a otros órganos, como detallan los investigadores en un artículo publicado en 'Cell Metabolism'. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si llevas una dieta saludable.