Acerca del Cáncer > Cáncer metastático

El cáncer metastático es cáncer que se ha diseminado de su lugar de origen a otras partes del cuerpo. Un tumor que se forma de las células del cáncer metastático se llama tumor metastático o metástasis. El proceso por el cual las células del cáncer se diseminan a otras partes del cuerpo se llama también metástasis.

El cáncer metastático tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original o primario. Por ejemplo, el cáncer de seno que se disemina a los pulmones y forma un tumor metastático se llama cáncer metastático de seno y no cáncer de pulmón.

Al observarlas al microscopio, las células del cáncer metastático tienen en general el mismo aspecto que las células del cáncer original. Además, tanto las células del cáncer metastático como las del cáncer original presentan algunas características moleculares comunes, como la expresión de algunas proteínas o alteraciones especificas de cromosomas.

Aunque algunos tipos de cáncer metastático pueden ser curados con los tratamientos actuales, la mayoría no. Sin embargo, hay tratamientos para todo paciente con cáncer metastático. En general, el objetivo principal de estos tratamientos es controlar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas que causa. En algunos casos, los tratamientos para el cáncer metastático pueden ayudar a prolongar la vida. Sin embargo, la mayoría de las personas que mueren de cáncer, mueren por enfermedad metastática.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/tipos/metastatico-respuestas

Fecha de actualización: 28/Abril/2014


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Científicos revelan la relación entre el metabolismo celular y la propagación del cáncer
La clave está en la fabricación de estos macrófagos más propensos a "robar" azúcar de las células que forman los vasos sanguíneos del tumor. Como resultado, estos vasos sanguíneos se estructurarán más fuertemente, lo que puede evitar que las células de cáncer se propaguen a otros órganos, como detallan los investigadores en un artículo publicado en 'Cell Metabolism'. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si dejas de fumar y evitas la exposición pasiva al humo del tabaco.