Prevención y Detección > Biomarcadores Tumorales o Marcadores tumorales > Marcadores tumorales específicos

Los marcadores tumorales que se presentan a continuación están disponibles para la mayoría de los médicos y cuentan con información científica confiable para demostrar su utilidad.

Los tumores cancerosos descritos en estos resúmenes son aquéllos en los que habitualmente se investigan marcadores tumorales. También puede que los niveles de estos marcadores tumorales sean elevados en otros tipos de cáncer. Y aunque se incluyen en esta lista los otros tipos de cáncer menos comunes que puede que afecten los niveles de ciertos marcadores tumorales, en muchos de los casos aún no queda claro cuán útil puede que sean dichos marcadores tumorales para esos tipos de cáncer.

Como en los casos con otros tipos de análisis de laboratorio, cada laboratorio puede considerar niveles distintos del marcador como normal o anormal. Esto depende de un número de factores, incluyendo el género y edad de la persona, el equipo de prueba usado por el laboratorio y la forma en que se realiza la prueba. Los valores que se presentan aquí son valores promedio. La mayoría de los laboratorios listan sus propios “rangos de referencia” junto con cualquier resultado que proporcionan. Si usted se somete a prueba para cualquier marcador tumoral, asegúrese de preguntar al médico el significado de los resultados.

Alfafetoproteína

  • La alfafetoproteína puede ser útil para diagnosticar y guiar el tratamiento contra el cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular).
  • Los niveles normales generalmente son menores a 10 ng/ml (nanogramos por mililitro).
  • Los niveles a menudo son altos en los pacientes con cáncer de hígado.
  • La alfafetoproteína también es elevada en hepatitis aguda y crónica, pero rara vez es superior a 100 ng/ml en estas enfermedades.
  • En alguien con un tumor en el hígado, un nivel de alfafetoproteína mayor a cierta cantidad puede significar que la persona tiene cáncer.
  • En personas sin problemas en el hígado, el valor es de 400 ng/ml. Sin embargo, una persona con hepatitis crónica a menudo presenta niveles elevados. Para estas personas, un nivel de alfafetoproteína por encima de 4,000 ng/ml indica una señal de cáncer de hígado.
  • También es útil para el seguimiento de la repuesta al tratamiento contra el cáncer de hígado. Si el cáncer es extirpado completamente mediante cirugía, el nivel de alfafetoproteína deberá bajar a niveles normales. Si el nivel vuelve a subir, a menudo indica que el cáncer ha regresado.
  • El nivel también puede ser elevado en ciertos tumores de células germinales, como los casos de cáncer testicular (aquellos que contienen células embrionarias y de seno endodérmico), ciertos tipos poco comunes de cáncer ovárico (tumor de saco vitelino o cáncer mixto de células germinales), al igual que tumores de células germinales que se originan en el pecho (tumores de las células germinales mediastinales).
  • La alfetoproteína se usa para monitorear la respuesta al tratamiento, pues los niveles elevados deberán bajar ante un tratamiento eficaz. Si el cáncer se ha ido debido al tratamiento, el nivel deberá normalizarse de nuevo. Posteriormente, cualquier aumento del nivel puede ser una señal de regreso del cáncer.

Cinasa de linfoma anaplásico

  • Algunos casos de cáncer de pulmón presentan cambios en el gen de cinasa del linfoma anaplásico que ocasiona que una célula cancerosa produzca una proteína que induce al crecimiento descontrolado. Los tejidos tumorales pueden someterse a pruebas para detectar cambios en este gen.

BCR-ABL

  • En la leucemia mieloide crónica, las células cancerosas (leucemia) contienen un gen anormal nuevo denominado BCR-ABL. Una prueba llamada PCR puede detectar en la sangre o en la médula ósea este gen en muy pequeñas cantidades. En alguien cuya sangre y médula ósea presente cambios que sugieran la presencia de leucemia mieloide crónica, la detección de ese gen confirma el diagnóstico. Además, el nivel del gen puede ser medido y usado para guiar el tratamiento.

Beta-2-microglobulina

  • Los niveles de beta-2-microglobulina (B2M) se elevan con mieloma múltiple, leucemia linfocítica crónica y algunos linfomas (incluyendo la macroglobulinemia de Waldenstrom).
  • Los niveles pueden ser más altos con algunas afecciones no cancerosas, como la insuficiencia renal (enfermedad del riñón) y hepatitis.
  • Los niveles normales por lo general están por debajo de 2.5 mg/l (miligramos por litro).
  • La B2M es útil para ayudar a predecir la perspectiva de supervivencia a largo plazo (prognosis) en algunos de estos cánceres.
  • Los pacientes con niveles más altos de B2M por lo general tienen resultados menos favorables.
  • La B2M también es revisada durante el tratamiento contra el mieloma múltiple y la macroglobulinemia de Waldenstrom para ver qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer

http://www.cancer.org/espanol/servicios/comocomprendersudiagnostico/fragmentado/marcadores-tumorales-what-are-t-m

Fecha de Actualización: Marzo/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Las muertes por cáncer de pulmón han aumentado un 76% en las mujeres.
"Los hábitos de concienciación han hecho que disminuya el hábito de fumar en personas más mayores, pero los jóvenes no han tenido acceso a esas campañas", añadió. Leer más

¿Sabías que?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el alcohol puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, de boca, esófago, intestino, e hígado.