Tipos de Cáncer > Leucemia Linfocítica Crónica > Leucemia Linfocítica Crónica

La leucemia linfocítica crónica es un tipo de cáncer que se inicia en los glóbulos blancos (llamados linfocitos) en la médula ósea. A partir de ahí, invade la sangre. Con el tiempo las células leucémicas tienden a acumularse en el cuerpo, pero en muchos casos las personas que padecen esta enfermedad no presentan síntomas durante al menos algunos años. Al transcurso del tiempo también puede invadir otras partes del cuerpo, inclusive los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo. En comparación con otros tipos de leucemia, la Leucemia Linfocítica Crónica por lo general se desarrolla lentamente.

Los médicos han descubierto que al parecer existen dos tipos diferentes de Leucemia Linfocítica Crónica:

  • Un tipo de Leucemia Linfocítica Crónica se desarrolla con mucha lentitud y raramente necesita tratamiento. Las personas con este tipo sobreviven un promedio de 15 años o más.
  • Otro tipo de Leucemia Linfocítica Crónica se desarrolla más rápidamente y es una enfermedad más grave. Las personas con este tipo sobreviven un promedio de aproximadamente 8 años.

Las células de estos dos tipos de leucemia tienen una apariencia similar, pero las pruebas de laboratorio pueden indicar la diferencia entre ellas. En estas pruebas se busca la presencia de proteínas llamadas ZAP-70 y CD38. Los pacientes cuyas células de Leucemia Linfocítica Crónica contienen bajas cantidades de ZAP-70 y CD38 tienen un mejor pronóstico.

La leucemia es diferente a otros tipos de cáncer que comienzan en órgano s como los pulmones, el colon o el seno y luego se propagan a la médula ósea. Los tipos de cáncer que comienzan en otro lugar y luego se propagan a la médula ósea no son leucemias.

Tipos de leucemia

No todas las leucemias son iguales. Las leucemias se dividen en cuatro tipos principales. Cuando los médicos saben el tipo de leucemia específico que padece el paciente, pueden hacer un mejor pronóstico (tener una mejor perspectiva) y seleccionar el mejor tratamiento.

Leucemia aguda versus leucemia crónica

El primer factor al clasificar la leucemia es si la mayoría de las células anormales son maduras (parecen glóbulos blancos normales) o inmaduras (más bien parecen células madre).

En la leucemia aguda, las células de la médula ósea no pueden madurar apropiadamente. Las células leucémicas inmaduras continúan reproduciéndose y acumulándose. Sin tratamiento, la mayoría de los pacientes con leucemia aguda vivirían sólo unos meses. Algunos tipos de leucemia aguda responden bien al tratamiento, y muchos pacientes se pueden curar. Otros tipos de leucemia aguda tienen una perspectiva menos favorable.

En la leucemia crónica, las células pueden madurar parcialmente, pero no por completo. Estas células no son normales, aunque parezcan ser bastante normales. Por lo general, no combaten las infecciones tan bien como los glóbulos blancos normales y, sobreviven por más tiempo, se acumulan y desplazan a las células normales. La leucemia crónica tiende a desarrollarse por un periodo de tiempo más prolongado, y la mayoría de los pacientes viven muchos años. Sin embargo, las leucemias crónicas son generalmente más difíciles de curar que las leucemias agudas.

Leucemia mieloide versus leucemia linfocítica

El segundo factor para clasificar la leucemia es el tipo de células de la médula ósea que están afectadas.

Las leucemias que se inician como células mieloides en etapa temprana, glóbulos blancos (que no sean linfocitos), glóbulos rojos o células productoras de plaquetas (megacariocitos), son leucemias mieloides (también conocida como leucemias mielocíticas, mielógenas o no linfocíticas).

Si el cáncer comienza en los linfocitos, se llama leucemia linfocítica (también conocida como leucemia linfoide o linfoblástica). Los linfomas también son cánceres que se originan en los linfocitos. Mientras las leucemias linfocíticas se originan de las células en la médula ósea, los linfomas se desarrollan de células en los ganglios linfáticos o en otros órgano s.

Dependiendo de si las leucemias son agudas o crónicas, y si son mieloides o linfocíticas, se pueden dividir en cuatro grupos principales:

  • Leucemia mieloide o mielógena aguda
  • Leucemia mieloide o mielógena crónica
  • Leucemia linfocítica o linfoblástica aguda
  • Leucemia linfocítica crónica

Formas poco comunes de leucemia linfocítica

Existe el tipo común de Leucemia Linfocítica Crónica (que se inicia en los linfocitos B), pero hay algunos tipos poco comunes de leucemia que comparten algunas de sus características con la Leucemia Linfocítica Crónica.

Leucemia prolinfocítica: Éste es un tipo poco común de leucemia en la que las células cancerosas son similares a unas células normales llamadas prolinfocitos, que son formas inmaduras de los linfocitos B (Leucemia Prolinfocítica -B) o de los linfocitos T (Leucemia Prolinfocítica -T). Tanto la Leucemia Prolinfocítica -B como la Leucemia Prolinfocítica -T tienden a ser más agresivas que el tipo usual de Leucemia Linfocítica Crónica. La mayoría de los casos responden a cierto tipo de tratamiento, pero con el tiempo tienden a recurrir. La Leucemia Prolinfocítica se puede desarrollar en alguien que ya tiene Leucemia Linfocítica Crónica (en cuyo caso tiende a ser más agresiva), aunque también puede ocurrir en personas que nunca han tenido Leucemia Linfocítica Crónica.

Leucemia de linfocitos grandes granulares: Ésta es otra forma poco común de la leucemia crónica. Las células cancerosas son grandes y tienen características de linfocitos T o de células citolíticas naturales (otro tipo de linfocitos). La mayoría de las Leucemia s de linfocitos grandes granulares son de crecimiento lento, pero un pequeño número son más agresivas. Los medicamentos que suprimen el sistema inmunológico pueden ser útiles, pero los casos agresivos son muy difíciles de tratar.

Leucemia de células peludas: Éste es otro cáncer de los linfocitos que tiende a progresar lentamente. Representa aproximadamente un 2% de todas las leucemias. Las células cancerosas son un tipo de linfocito B, pero son diferentes a las que se observan en la Leucemia Linfocítica Crónica. También existen diferencias importantes en los síntomas y el tratamiento. Este tipo de leucemia recibe su nombre de la apariencia de las células bajo el microscopio, ya que tienen finas proyecciones en la superficie que les confiere un aspecto “peludo”. El tratamiento de la Leucemia de células peludas puede ser muy eficaz.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/leucemialinfociticacronica/guiadetallada/leucemia-linfocitica-cronica-what-is-what-is-c-l-l

Fecha de actualización: 11/Junio/2013


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Científicos revelan la relación entre el metabolismo celular y la propagación del cáncer
La clave está en la fabricación de estos macrófagos más propensos a "robar" azúcar de las células que forman los vasos sanguíneos del tumor. Como resultado, estos vasos sanguíneos se estructurarán más fuertemente, lo que puede evitar que las células de cáncer se propaguen a otros órganos, como detallan los investigadores en un artículo publicado en 'Cell Metabolism'. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si dejas de fumar y evitas la exposición pasiva al humo del tabaco.