Tipos de Cáncer > Leucemia Linfocítica Aguda > Leucemia Linfocítica Aguda

La leucemia Linfocítica aguda también se denomina leucemia linfoblástica aguda, y es un cáncer que se inicia en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito en la médula ósea (la parte suave del interior de los huesos en donde se forman las nuevas células de la sangre).

En la mayoría de los casos la leucemia invade la sangre muy rápidamente. Se puede propagar a otras partes del cuerpo, como a los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo, el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y los testículos (en los hombres). Otros tipos de cánceres pueden comenzar en estos órgano s y luego propagarse a la médula ósea, pero estos cánceres no son leucemias.

El término “agudo” significa que la leucemia puede progresar rápidamente, y que si no se trata, podría ser fatal dentro de unos meses, mientras que "linfocítico" significa que se origina en las primeras etapas de los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco. Esto es diferente de la leucemia mieloide aguda, que se desarrolla en otros tipos de células sanguíneas que se encuentran en la médula ósea.

Los tipos de cáncer que se inician en los linfocitos se denominan linfomas (linfoma no Hodgkin o enfermedad de Hodgkin). La principal diferencia entre estos tipos de cáncer es que la leucemia linfocítica aguda se inicia en la médula ósea y se puede propagar a otras partes del cuerpo, mientras que los linfomas se inician en los ganglios linfáticos o en otros órgano s y luego se propagan a la médula ósea. Algunas veces, cuando se diagnostica por primera vez el cáncer, se encuentran linfocitos cancerosos tanto en la médula ósea como en los ganglios linfáticos, y esto dificulta saber si se trata de leucemia o de linfoma. Si más del 25% de la médula ósea es remplazada por linfocitos cancerosos, usualmente la enfermedad se considera una leucemia. También es importante el tamaño de los ganglios linfáticos. Cuanto más grandes sean, existen más probabilidades de que la enfermedad sea un linfoma.

Hay de hecho muchos tipos de leucemia que se diferencia según los tipos de células de donde se originan, cuán rápidamente crecen, qué personas afectan, y cómo son tratadas. Para entender la leucemia, es importante conocer sobre los sistemas sanguíneo y linfático.

Tipos de leucemia

No todas las leucemias son iguales. Las leucemias se dividen en cuatro tipos principales. Cuando los médicos saben el tipo de leucemia específico que padece el paciente, pueden hacer un mejor pronóstico (tener una mejor perspectiva) y seleccionar el mejor tratamiento.

Leucemia aguda versus leucemia crónica

El primer factor para clasificar la leucemia de un paciente es si la mayoría de las células anormales son maduras (parecen glóbulos blancos normales) o inmaduras (más bien parecen células madre).

Leucemia aguda: En la leucemia aguda, las células de la médula ósea no pueden madurar apropiadamente. Las células leucémicas inmaduras continúan reproduciéndose y acumulándose. Sin tratamiento, la mayoría de los pacientes con leucemia aguda vivirían sólo unos meses. Algunos tipos de leucemia aguda responden bien al tratamiento, y muchos pacientes se pueden curar. Otros tipos de leucemia aguda tienen una perspectiva menos favorable.

Leucemia crónica: En la leucemia crónica, las células pueden madurar parcialmente, pero no por completo. Estas células pueden lucir bastante normales, pero usualmente no combaten las infecciones tan bien como los glóbulos blancos normales y, sobreviven por más tiempo, se acumulan y desplazan a las células normales. La leucemia crónica tiende a progresar por un periodo de tiempo más prolongado, y la mayoría de los pacientes puede vivir por muchos años. Sin embargo, las leucemias crónicas son generalmente más difíciles de curar que las leucemias agudas.

Leucemia mieloide versus leucemia Linfocítica

El segundo factor para clasificar la leucemia es el tipo de células de la médula ósea que están afectadas.

Leucemia mieloide: Las leucemias que se inician en las células mieloides más jóvenes, glóbulos blancos que no sean linfocitos, glóbulos rojos o células productoras de plaquetas (megacariocitos), son leucemias mieloides (también conocida como leucemia mielocítica, mielógena o no linfocítica).

Leucemia linfocítica: Si la leucemia comienza en las primeras etapas de los linfocitos, se llama leucemia linfocítica (también conocida como leucemia linfoide o linfoblástica).

Las leucemias se pueden dividir en cuatro tipos principales dependiendo de si las leucemias son agudas o crónicas, y si son mieloides o linfáticas. Los cuatro tipos principales son:

  • Leucemia mieloide o mielógena aguda.
  • Leucemia mieloide o mielógena crónica.
  • Leucemia Linfocítica o linfoblástica aguda.
  • Leucemia Linfocítica crónica.

Aunque la leucemia Linfocítica aguda es la más común de los cuatro tipos principales de leucemia entre los niños, en realidad es el tipo menos común entre los adultos.

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer http://www.cancer.org/espanol/cancer/leucemialinfociticaagudaadultos/guiadetallada/leucemia-linfocitica-aguda-adultos-what-is-what-is-a-l-l

Fecha de actualización: 23/Mayo/2013.


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Niños vencen el cáncer en Centro Médico Nacional Siglo XXI apoyados en sueños
A cada enfermo se le da un tratamiento diseñado sólo para él, llamado medicina personalizada Leer más

¿Sabías que?

Hay fuertes indicios de que las grasas saturadas y el exceso de calorías añaden un riesgo para desarrollar cáncer.