Prevención y Detección > Tabaquismo > El tabaquismo pasivo

El tabaquismo pasivo (o involuntario) es la exposición al humo de segunda mano, también llamado "humo ambiental de tabaco". Este humo es una mezcla del humo exhalado por los fumadores y del humo que se emana de los cigarrillos, puros, pipas, etc.

El humo de segunda mano está compuesto por gases y partículas como la nicotina, varios carcinógenos y toxinas. Estos cambian con el tiempo y a medida que se diluyen y se distribuyen en el medio ambiente.

La cantidad de humo de segunda mano que se inhala involuntariamente varía y su composición depende de los hábitos de los fumadores y del tipo de cigarrillo. Las concentraciones en el aire pueden aumentar de forma sustancial en espacios cerrados.

Es causa de cáncer el tabaquismo pasivo
La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) refiere que existe suficiente evidencia para concluir que el tabaquismo pasivo es una causa de cáncer de pulmón en los no fumadores. En los últimos años más de 50 investigaciones han evaluado la relación entre el tabaquismo pasivo y el riesgo de cáncer de pulmón en no fumadores y aunque no todos ellos son claramente positivos, casi todos sugieren con fuerza que la inhalación involuntaria y mantenida del humo del tabaco se asocia con un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Estas investigaciones han confirmado que existe una asociación consistente entre el riesgo de cáncer de pulmón en las parejas de fumadores y el tabaquismo pasivo. El riesgo es el 20% para las mujeres y el 30% para los hombres.

Otras investigaciones han confirmado que el riesgo de padecer cáncer de pulmón en no fumadores expuestos al tabaquismo pasivo en el lugar de trabajo, se ha incrementado de 16% a 19%.


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

María del Carmen Vargas
Gracias
Tengo 2 años que me detectaron cáncer de seno con un tumor de 11 cm. todo mi tratamiento lo pase prácticamente sola... Leer más

Noticias

Científicos revelan la relación entre el metabolismo celular y la propagación del cáncer
La clave está en la fabricación de estos macrófagos más propensos a "robar" azúcar de las células que forman los vasos sanguíneos del tumor. Como resultado, estos vasos sanguíneos se estructurarán más fuertemente, lo que puede evitar que las células de cáncer se propaguen a otros órganos, como detallan los investigadores en un artículo publicado en 'Cell Metabolism'. Leer más

¿Sabías que?

El cáncer se puede prevenir si realizas actividad física de forma habitual.