Más información > Nutrición > Control de problemas de la alimentación por cirugía

Cirugía

La cirugía se lleva a cabo para extraer las células del cáncer y del tejido alrededor. A menudo se lleva a cabo junto con la radioterapia y la quimioterapia.

Después de la cirugía, el cuerpo necesita calorías y proteínas adicionales para sanar la herida y para la recuperación. Este es el momento en el que muchas personas experimentan dolor y cansancio. Y además puede que no puedan alimentarse normalmente debido a los efectos secundarios relacionados con la cirugía. La capacidad del cuerpo de usar los nutrientes pudiera ser alterada también por la cirugía que involucre alguna parte del sistema digestivo (como la boca, el esófago, estómago, intestino delgado, páncreas, colon o recto).

Consejos prácticos de nutrición para las personas que son sometidas a cirugía

Si usted se ha sometido a una cirugía, recuerde que la mayoría de los efectos secundarios que surgen son temporales y desaparecen dentro de pocos días. Ciertos medicamentos, prácticas de autocuidado y cambios en la alimentación pueden ayudar a aminorar algunos de los efectos secundarios. Si estos efectos continúan, asegúrese de informarlo a su doctor, enfermera y dietista u integrante del grupo de profesionales médicos que le atiende.

  • Coma tan bien como pueda. Procure tener comidas completas y bocadillos de manera frecuente y habitual, pero no se exija demasiado si está experimentando algunos efectos secundarios relacionados con el tratamiento y si le es difícil comer. Puede que resulte más fácil comer cantidades menores de comida y bocadillos, pero más frecuentes.
  • No dude en pedir ayuda con la compra de los alimentos en el supermercado y para la preparación de los alimentos.
  • Tenga presente que las comidas y bebidas bajas en grasa son más fáciles de digerir y se toleran mejor que aquellas comidas altas en grasa, fritas en manteca o grasosas.
  • A medida que se recupera, asegúrese de tomar suficientes líquidos: al menos ocho vasos de agua de 235 ml cada día, salvo que su doctor indique otra cosa. Procure estar sorbiendo agua, jugos y otros líquidos claros a lo largo del día.

Hable con su equipo de atención médica sobre qué tan pronto puede regresar a sus actividades cotidianas. Solicite a su cirujano recomendaciones para aumentar su capacidad de actividad física.

Puede que le indiquen que no coma ni beba nada el día o la noche anterior a la operación. Tras la cirugía, puede que tome varias horas o incluso uno o dos días antes que pueda ingerir alimento y bebida de forma normal. Si usted no ha comido por más de un día o dos, puede que su médico le permita consumir alimentos y bebidas fáciles de digerir en un comienzo. A continuación se presenta un ejemplo de los pasos que una persona puede tomar para comenzar a comer de nuevo tras la cirugía:

Paso 1: Líquidos claros.

Gelatina simple, bebidas claras o carbonatadas, bebidas deportivas, té diluido, jugos, caldos claros (sin grasa), jugos cítricos colados, paletas de hielo, caldo de verduras, aguas frescas y agua natural.

Paso 2: Alimentos fáciles de digerir (agregando líquidos claros).

Galletas saladas, panecillos o bollos blancos, arroz blanco, fideos, panqué, néctar de fruta, frutas y verduras peladas, budín, carnes magras (pollo, pescado, etc.), cereales, yogur y lácteos.

Paso 3: Regresar a una dieta normal.

  • Procure tener comidas en menor cantidad pero más frecuentes, y añada alimentos a medida que pueda tolerarlos.
  • Tenga cuidado de los alimentos que causen gases, como los frijoles, melones, hortalizas crucíferas (brócoli, coliflor y repollo), leche y productos lácteos.
  • Puede que no tolere bien los alimentos grasosos ni fritos en aceite, ni los que tienen un alto contenido en grasa.

Efectos secundarios de la cirugía contra el cáncer que pueden afectar la alimentación

Después de la cirugía, el tipo de efectos secundarios que podría tener y cuánto tiempo podrían durar depende del tipo de cirugía y de su estado general de salud. Existen muchos posibles efectos secundarios tras la cirugía contra el cáncer que se lleva a cabo en distintas partes del cuerpo que pueden interferir con su capacidad de comer. Por ejemplo, puede que usted experimente:

  • Dificultad para masticar y tragar
  • Cambios en el gusto
  • Resequedad bucal
  • Llagas en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Cansancio
  • Acidez (agruras) / indigestión
  • Sensación de llenura al comer (saciedad temprana)
  • Intolerancia a la grasa
  • Intolerancia a la leche
  • Disminución de la absorción de los nutrientes de los alimentos
  • Puede que el paso del alimento a través de su sistema sea de forma más rápida
  • Deshidratación
  • Inflamación y gases
  • Cólicos
  • Estreñimiento
  • Dificultad para respirar

Estos efectos secundarios pueden ser tratados para que pueda recibir los nutrientes necesarios para su sanación. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre cualquier problema que esté teniendo para que puedan ayudarle a controlarlo.

Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer http://www.cancer.org/espanol/servicios/supervivenciaduranteydespuesdeltratamiento/fragmentado/nutricion-para-la-persona-durante-su-tratamiento-contra-el-cancer-una-guia-para-los-pacientes-y-sus-familias-manage-eating-probs

Fecha de actualización: 29/Septiembre/2014


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

Inicia cumbre mundial contra el cáncer
Este lunes y martes la ciudad de México será sede de la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer, debido a que este padecimiento se ha convertido en la tercera causa de muerte en nuestro país y tan sólo en el 2013 se detectaron 195 mil 925 nuevos casos y causó 84 mil 172 decesos. Leer más

¿Sabías que?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el alcohol puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, de boca, esófago, intestino, e hígado.