Tratamientos > Efectos secundarios del tratamiento

Quimioterapia
Los medicamentos de quimioterapia están hechos para destruir las células de rápido crecimiento, pero, como estos medicamentos circulan por todo el cuerpo, pueden afectar a las células sanas y normales, así como a las células cancerosas. La causa de los efectos secundarios es el daño ocasionado al tejido sano. Aún cuando los efectos secundarios no siempre son tan graves como usted podría esperar, muchas personas se preocupan por esta parte del tratamiento contra el cáncer.

Las células normales con mayores probabilidades de ser afectadas son las células productoras de sangre en la médula ósea, así como las células de la boca, del tracto digestivo, del sistema reproductor y los folículos del cabello. Algunos medicamentos de quimioterapia pueden dañar las células del corazón, los riñones, la vejiga, los pulmones y el sistema nervioso.

Usted no está solo si tiene preguntas sobre los efectos secundarios. Antes de comenzar la quimioterapia, la mayoría de las personas se preocupa por la posibilidad de experimentar efectos secundarios y, de ser así, cómo serán éstos. Los efectos secundarios de la quimioterapia más comunes incluyen:

  • Náusea y vómito.
  • Caída del cabello.
  • Cansancio (fatiga).
  • Aumento de probabilidades de moretones y sangrado.
  • Anemia (bajos recuentos de glóbulos rojos).
  • Infecciones.

La quimioterapia puede afectar partes de su cuerpo de las formas siguientes:

  • Problemas intestinales y estomacales.
  • Cambios en el apetito y peso.
  • Llagas en la boca, encías y garganta.
  • Problemas en los nervios y músculos.
  • Piel seca y/o decoloración de la piel.
  • Irritación de los riñones y la vejiga.
  • Problemas con la sexualidad y la fertilidad debidos a los efectos en los órgano s reproductores.
  • No todas las personas experimentan todos los efectos secundarios y algunas personas experimentan unos pocos, si es que experimentan alguno.

Rad ioterapia
Su médico y enfermera son las personas más indicadas para consultar sobre el tratamiento y efectos secundarios. Es importante que les informe sobre cualquier efecto secundario que le esté ocurriendo, incluyendo cambios en la piel, cansancio, diarrea o problemas para ingerir alimentos. Asegúrese de entender todas las indicaciones de atención en casa y sepa a quién contactar si le surgen más preguntas.

Los efectos secundarios varían de paciente a paciente y dependerán de la dosis de radiación, así como de la parte del cuerpo que se trata. Algunos pacientes no presentan efectos secundarios en lo absoluto, mientras que otros presentan una cantidad considerable. No hay forma de predecir quién tendrá y quién no tendrá efectos secundarios. Su estado general de salud también puede a veces influir en la manera en que su cuerpo reacciona al tratamiento con radiación, y en que si usted tenga o no efectos secundarios.

La radioterapia puede causar efectos secundarios tempranos y tardíos. Los efectos secundarios tempranos son aquellos que suceden durante o justo después del tratamiento. Normalmente desaparecen dentro de unas semanas tras el tratamiento. Los efectos secundarios tardíos son aquellos que tardan meses o incluso años en manifestarse y a menudo son permanentes.

Entre los efectos secundarios tempranos más comunes se incluyen:

  • Fatiga (sentir cansancio constante).
  • Cambios en la piel.

Otros efectos secundarios tempranos por lo general se relacionan con el área bajo tratamiento, como la pérdida del cabello o los problemas de la boca que se da tras recibir tratamiento en la cabeza.

Hormonoterapia
Los efectos secundarios de estos fármacos son parecidos a los síntomas que se dan en la menopausia, es decir, sofocos, nerviosismo, etc. En algunas mujeres pos menopáusicas, se han visto otros riesgos, como un aumento de la tromboflebitis, etc.

Inmunoterapia
Los efectos secundarios de la inmunoterapia pueden variar, pero la mayoría muestra síntomas similares, incluyendo fatiga, un sarpullido o inflamación en el lugar de la inyección y síntomas parecidos a la gripe, incluyendo náuseas, diarrea y fiebre.

Recomendaciones
La gravedad de los efectos secundarios varía en gran medida de acuerdo con la persona. Asegúrese de hablar con su médico o enfermera sobre los efectos secundarios (que tienen mayores probabilidades de ocurrir con su quimioterapia) cuánto durarán, qué tan graves pueden ser y cuándo debe buscar atención médica.

Es posible que su médico le administre medicinas para prevenir algunos efectos secundarios antes de que éstos se presenten.

Muchas personas no presentan problemas a largo plazo causados por el tratamiento. Además, aunque los efectos secundarios pueden causar molestias, deben sopesarse con la necesidad de destruir el cáncer.

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen lentamente después de que termina el tratamiento, porque las células sanas se recuperan con el transcurso del tiempo. El tiempo de recuperación de algunos efectos secundarios y de recobrar energías varía de una persona a otra y depende de muchos factores, incluyendo su estado general de salud y los medicamentos que recibió.

Aun cuando muchos de los efectos secundarios desaparecen con bastante rapidez, algunos toman meses o años para desaparecer por completo.

Con frecuencia los pacientes se desaniman por el tiempo que dura su tratamiento o por los efectos secundarios que padecen. Si usted se está desanimando, hable con su médico. Puede ser que pueda hacerse un cambio en el medicamento o en el programa del tratamiento. De ser necesario, su médico deberá sugerirle maneras de reducir cualquier dolor o molestia.


Califica este contenido
¿Te pareció útil este contenido?

Testimonio

Andrés Medina Ortíz
Tengo 9 años con enfermedades...
Todas las enfermedades me han enseñado algo... pero el cáncer me hizo más humano y más humilde. Leer más

Noticias

En el IMSS se elevó en 60 por ciento la capacidad para hacer mastografías
El año pasado el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) incrementó 60 por ciento su capacidad para realizar mastografías, informó Mikel Arriola, director general de la institución. Leer más

¿Sabías que?

Un estilo de vida saludable ayuda a reducir los riesgos de desarrollar cáncer.